jueves, 2 de agosto de 2012

Triatlón olímpico de Andorra


Este triatlón creo no se me va a olvidar fácilmente. Con diferencia ha sido donde peor lo he pasado en la natación. A priori parecía que iba a ser una natación muy bonita y tranquila, pues salíamos solo unas 250 personas y la temperatura estaba cerca de los 18 grados.

Andres, yo (pasando frio), Oscar y Joan antes de empezar.
Al dar la salida, como de costumbre salgo desde la parte de atrás y muy tranquilo. Para evitar las patadas de los que iban delante, sin darme cuenta empiezo a nadar un poco en diagonal, hasta que me doy cuenta de que no tengo a nadie alrededor y al levantar la cabeza compruebo que me estaba desviando del camino y que ya iba el último. Por lo que decido aumentar el ritmo para acercarme a los pies de alguien e ir mas guiado.

Entrando al agua, soy el que sale en la parte de abajo de la foto.
Aquí fue cuando empezó mi tortura personal, al aumentar el ritmo, subí de pulsaciones y empecé a tener dificultades para respirar. Por lo que baje el ritmo, pero seguía sin recuperar. Cambie a braza y aun así me costaba llevar bien la respiración. Y es ahí cuando recordé las recomendaciones que me dieron el día anterior de nadar suave porque podría tener problemas, ya que el lago Engolasters esta a unos 1600m de altitud y hasta que se acostumbra el cuerpo, te cuesta respirar bien, lo que te produce una incomoda sensación de agobio.

Para mejorar la situación, mientras nadaba braza para ver si recuperaba, veo que a unos 10 metros de mi hay otro nadador que esta levantando la mano pidiendo ayuda y diciendo “ayuda, me ahogo… me ahogo”. Me pare para examinar bien la situación y veo que los nadadores que tiene alrededor siguen sin darse cuenta del problema y es que no esta gritando fuerte y de no ser porque yo estaba nadando muy despacio a braza tampoco me hubiese percatado de que estaba pidiendo ayuda.

Rápidamente busco algún bote de rescate y les grito fuerte que hay un nadador que necesita ayuda hasta que me ven. Mientras el bote llegaba, me acerque al chico y le intente tranquilizar, diciéndole que no se preocupase que a esta altura es normal la sensación que tiene. Pero eso si, por seguridad me mantuve a metro y medio, para que no se me agarrase, evitando así que pudiese hundirme a mí.

Al llegar el bote, lo suben rápidamente y veo que otro nadador les pide de simplemente agarrarse un momento para poder descansar y es que éramos varios que sufrimos problemas en los primeros 250 metros. Como estaba el patio, muchos pensamientos cruzaron mi cabeza y no negare que estuve tentado de subirme yo también al bote y mandarlo todo al carajo. Afortunadamente, como ya sabéis aun no he tenido que abandonar una carrera y pensé, si sales el último de este lago no pasa nada. Pero no has venido hasta aquí para abandonar con las primeras complicaciones.

Por lo cual seguí nadando, aun me costaba nadar correctamente y fui alternando el crol con braza y espalda. Hasta que finalmente el cuerpo se fue acostumbrando y pude encontrar mi ritmo en la segunda vuelta. Si, había que dar 2 vueltas al lago y os aseguro que cuando estaba terminando la primera y veía la salida tan cerca, tuve que trabajar duro mentalmente para no salir antes.

Finalmente, según los tiempos de la organización tarde 33 minutos para salir del agua, pero a mi se me hizo eterna la experiencia. Mi posición en este segmento fue la 340/423.

Transición larga y comenzamos el sector de bici, donde habían unas bajadas que la organización anunciaba como muy peligrosas. De hecho lo repitieron tantas veces, que al empezar a bajar íbamos con tanto cuidado, que no parecieron tan malas esas curvas de 180 grados. Al menos yo, bajaba con mucho cuidado, porque los otros participantes no paraban de adelantarme como autenticas balas.

Perfil del circuito de bici.
Eso si, aunque este circuito tenía más bajada que subida (1386m de Desnivel- acumulado y 768m de desnivel+), cuando llegaban las subidas lo pasaba muy bien, pues tenia tiempo de disfrutar de las preciosas vistas que teníamos alrededor, de recuperar algunas posiciones, pero sobre todo recuperando las buenas sensaciones.

Poco a poco por el camino, tuve la suerte de ir cruzándome con mis amigos, con Joan y Oscar solo me dio tiempo de cruzar unas pocas palabras. Con Andres sin embargo, que me lo encontré casi al final de la ultima subida, pudimos ir juntos un rato hablando tranquilamente.

Sin muchas mas emociones termine el circuito de la bici en 1h18’41” posición 235/423.

Disfrutando del sector a pie.
El tramo a pie de 10km no tuvo mucha historia, mantuve un ritmo cómodo desde principio a fin y acabe en 45’21” posición 129/423.

A unos 500m de la meta.
Resultado final 2h46’31” y posición 230/423

Comentando la carrera con Andres.
Y ahora vacaciones merecidas de competiciones para todo este mes de Agosto. Un abrazo a todos y suerte en vuestros objetivos.

7 comentarios:

  1. Genial carrera a pesar de los agobios del principio por el lago de Engolasters...Felicidades por otro gran reto!!

    ResponderEliminar
  2. Vaya agobio en el agua, lo mejor es que supiste reconducir la situación e ir mejorando a medida que pasaba el tiempo.

    Si alguien se merece esas vaciones eres tú, disfruta y descansa,

    ResponderEliminar
  3. Vaya aventura que te llevastes en el agua, debe uno ser fuerte para mantenerse frio ante la situación del otro,supistes afrontarlo...fuera del agua te mueves en progresión y disfrutando. Enhorabuena, a descansar y a relajarte en tus merecidas vacaciones.Un saludo

    ResponderEliminar
  4. No paras Jose. Lo de hacer un triatlon sprint a esa altura debe ser una experiencia dura. Ahí no se respira igual.

    ResponderEliminar
  5. Estaba animado a comenzar con la natación y el ciclismo...pero ahora no sé yo...Enhorabuena por la carrera...

    ResponderEliminar
  6. Siento llegar con retraso! muchísimas felicidades, nadar a esa altitud no tiene que ser nada fácil, bravo por no rendirte ante las dificultades, seguro que esto te ayuda en otras competiciones futuras. A disfrutar mucho tú también, que el veranito se acaba!

    ResponderEliminar
  7. Gran crónica, la verdad es que uno se angustia leyendo esa sensación de agobio que tenías en la natación y cómo además veías que la gente pedía auxilio. Tiene un gran mérito que en ese momento no abandonaras. Saludos desde Burgos (aquí unos aficionados al deporte)

    ResponderEliminar