lunes, 19 de septiembre de 2011

Running with the family

Aprovechando la visita de mis padres a tierras catalanas, he tenido el placer de correr 2 cursas populares de 10km con mi padre en Barcelona. La cursa de Poble Nou y la Merce.

La primera que corrimos (cursa de Poble Nou) fue muy bonita, porque nos reunimos mi padre, mi amigo Andrés y yo. Os explico un poco, yo empecé a correr por mi padre en las palmas, donde me convenció para participar en la San Silvestre, Andrés empezó a correr por mi culpa y rápidamente paso a hacer triatlones. Y yo, hago triatlones gracias a Andrés… así que allí estamos los 3, contentos unos con los otros y dispuestos a celebrarlo en las fiestas del barrio de Poble Nou.


Para mi padre esta era su primera carrera en Barcelona y oficialmente su segunda de 10km. En la primera había conseguido un tiempo de 57’52” y llegaba con ganas de intentar mejorar su marca. Aunque tiene 62 años y dicen que a estas edades ya no se mejoran los tiempos. Pero últimamente había cambiado la rutina de sus entrenamientos y se sentía muy bien.


Pues dicho y hecho, salió bien, manteniendo el ritmo y en el kilómetro 2 lo subió un poco. Manteniéndolo casi hasta el final, donde llego con fuerzas para dar el último cambio de ritmo (se ve que es el estilo de los Brehcist) y cruzamos la meta en 54’51” mejorando así su PR. Después de la carrera, el avituallamiento estuvo muy bien, nos dieron un buen bocata de butifarra y había helado, yogurt, agua e incluso vino.

Durante la semana salimos 3 veces a entrenar, 2 veces lo lleve por la carretera de las aigues, donde pudo conocer a los famosos jabalíes que por allí campean y el tercer día para variar fuimos al parque de la ciudadela y de ahí al paseo marítimo. Yo además, asistí el jueves a uno de los entrenamientos del club de triatlón, donde cayeron unos 18km.

Para la segunda carrera, La cursa de la merce, mi padre no se sentía muy bien. Tenía dolor de cabeza y un poco de mal cuerpo, como si estuviese pillando un catarro. Pero aun así la corrió, eso sí, salió más suave que de costumbre y hasta el km5 las sensaciones no eran muy buenas. 


A partir de este punto, se empezó a sentir un poco mejor y pudo correr más suelto. Se le notaba en el ritmo y en la cara que las sensaciones eran mejores y me alegre bastante. Ya entre el kilómetro 9 y 10 nos encontramos con mi madre y mi novia, que nos estaban animando cerca de la meta con una bandera canaria. Cuando las vi, me adelante unos metros para coger la bandera, volver con mi padre y cruzar la meta con ella.


Acabando así en un tiempo de 56’51” que está muy bien para no estar al 100%. Después de la carrera me dijo que si se hubiese encontrado mejor, hubiese bajado seguro de los 55’. Comentario que me lleno de ilusión, pues a sus 62 años aún le quedan muchas ganas y físico para seguir corriendo a ese buen nivel. 



7 comentarios:

  1. Joder macho, brutal lo de tu padre, ja,ja. Leyendo la crónica y los tiempos que hace, me hundo en un abismo, ja,ja. Enhorabuena.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Correr con tu propio padre tiene que ser un subidon de endorfinas.. que no te quiero ni contar.. muchas felicidades a los dos por vuestros tiempos, pero lo que me llena de orgullo es ver la cara de felicidad que tenéis los dos.

    ResponderEliminar
  3. Da envidia veros la felicidad que tenéis en las caras tras la llegada. Yo también corrí la Mercé, en mi caso con la Novatilla, que se estrenó con nota en un 10km. Enhorabuena a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno lo de tu padre, fantástico lo de correr en familia. Ahí está el "culpable" de que seas un crack.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades por esas estupendas carreras en familia!!!...y con banderita y todo

    ResponderEliminar
  6. Felicidades a ambos! ojalá podamos seguir manteniendo la ilusión como tu padre llegados a esa edad verdad? un saludo

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena a los dos por las fenomenales carreras. Lo de tu padre para quitarse el sombrero... que máquina.

    Saludos..

    ResponderEliminar