viernes, 19 de agosto de 2011

Trailwalker de Intermón Oxfam (Segunda parte)


La etapa 7, otra etapa que en principio tendría que ser sencilla, tanto por su distancia (sólo 9km), como por su perfil (casi todo cuesta abajo). Pero se convirtió en una etapa agónica. Muchísima lluvia, viento, niebla, frío... más o menos todo lo que tuvimos en la etapa anterior, pero ahora los cuerpos estaban más fríos y los senderos estaban medio inundados. Al principio íbamos concentrados intentando evitar los grandes charcos, pero llegó un momento en que las bambas estaban tan mojadas que parecía que llevábamos 2 piscinas en los pies. Por lo cual, ya daba igual si pisabas dentro o fuera del charco, pues más mojadas no podían estar. Tengo que reconocer que me gusta correr bajo la lluvia y que en muchos momentos me lo pasé muy bien. Aunque también tuve momentos de sentir que si bajaba el ritmo, se me enfriaba el cuerpo y en esos momentos lo pasé mal.

Igual que yo, estaba Alfredo, que tampoco estaba muy abrigado, por lo que inconscientemente subimos un poco el ritmo y sin darnos cuenta empezamos a distanciarnos poco a poco de Marc y Yannick. De vez en cuando mirábamos para atrás con cuidado, porque cada vez que despegábamos la mirada del suelo, te jugabas los tobillos. Y allí estaban sus 2 luces de los frontales, más o menos se habían quedado a unos 10/20 metros y cuando nos dimos cuenta, ya no estaban allí. Pensamos que estarían un poco más atrás que antes y por eso no los veíamos. Al rato de seguir mirando y no verlos, se nos pasó por la cabeza la posibilidad de que se hubiesen equivocado con alguna señal, pero los 2 teníamos tanto frío que seguimos trotando esperando que estuviesen bien y que simplemente hubiesen bajado el ritmo.

Cuando ya se nos estaba haciendo interminable esta etapa y reinaba el silencio (íbamos con el piloto automático), escucho a Alfredo que me dice. Ehhh, ya veo el pueblo de Mura!! Ya estamos cerca!! Espero que el punto de control no esté al otro lado del pueblo, jeje. Comentarios que se agradecen, para despejar la mente en esos momentos de dificultad. Ir con gente como él, que siempre tienen un comentario para distraerte, una frase de ánimos o algún consejo para facilitarte la marcha, hacen mucho más fácil el poder completar retos de este tipo. Pues en 100km pasan muchas cosas por tu mente y lo mejor que puedes hacer es rodearte de gente positiva.

Cuando llegamos al pueblo, los ánimos volvían a estar por las nubes, pues sabíamos que ya nos faltaba poco para poder ponernos algo de ropa seca y tomar algo calentito. Con esta ilusión, seguimos a buen ritmo hasta que vimos la banderita del Trailwalker y nos pusimos a buscar a nuestro equipo de apoyo. Que no sólo nos dieron el apoyo logístico, sino que siempre nos recibían como héroes y eso nos daba aún más motivación para seguir!!

En el refugio de Mura nos dejaron entrar sin fichar, aunque sólo éramos 2, pero no nos podían dejar fuera con la que estaba cayendo. Allí nos encontramos con algunos equipos que llevábamos cruzándonos todo el día y nos comunicaron que abandonaban. Es una noticia triste, pues de alguna manera vas creando pequeños vínculos con los equipos que van a un ritmo similar al tuyo. Esos comentarios de ánimos, esa broma fácil o simplemente la felicidad de ver una cara conocida.

Después de cambiarnos de ropa, empezamos a recuperar fuerzas a base de caldo, café y cualquier cosa que pillásemos. En ese momento fue cuando llegaron Marc y Yannick al punto de control y nos enteramos de que se habían saltado una cinta, desviándose así del camino y quedándose perdidos por un rato. Menos mal que tuvieron suerte y al ver que llevaban tiempo sin ver las marcas, dieron media vuelta hasta el cruce donde se perdieron y volvieron a enganchar con el camino correcto.

Después de estar todos cambiados y comiendo algo de pasta, nos pusimos a dialogar sobre qué hacer. Seguir con esta lluvia a falta de unos 22km era una opción difícil de tomar, pero tampoco teníamos nada para dormir allí y en el coche no cabíamos todos... por lo que estábamos pensando en descansar un poco como pudiéramos y ver si aflojaba la lluvia para continuar. Momento en el cual la organización hace el comunicado de que la prueba quedaba neutralizada hasta próximo aviso porque algunos equipos se habían perdido por problemas de señalización (dijeron que unos vándalos cambiaron las marcas). Así que no nos quedaba más remedio que quedarnos allí y descansar hasta que reanudasen la prueba.

Yannick y Marc se fueron a descansar al coche. Mientras Alfredo y yo, nos quedamos hablando un buen rato, hasta que finalmente nos echamos un poco en el suelo con la intención de dormir algo, pues no sabíamos cuánto tiempo estaría parada la carrera.

Creo que a las 6:30 aprox. de la mañana la organización comunicó que ya estaba restablecida la prueba y casi todos los equipos se andaron listos para prepararse rápidamente y salir sin más demora. Nosotros como de costumbre, nos lo tomamos con la calma y nos preparamos lentamente para salir.

Etapa 8, salimos suavecito para volver a calentar las piernas que nos habíamos quedado bastante fríos. Hasta que empezamos a coger ritmo y lo notamos porque empezamos a adelantar a algunos equipos que salieron antes que nosotros del punto de control de Mura.


Llegamos al siguiente punto de control y nuevamente estallamos en alegría, esto ya está casi hecho!! y el avituallamiento se salió, pusieron una coca que estaba buenísima y galletitas de canela. No sé si fue porque era lo primero dulce que nos encontrábamos en un avituallamiento, porque no habíamos desayunado bien o simplemente porque ya sólo nos quedaban 11km y ya empezábamos a celebrarlo, nos comimos mínimo 4 cachos cada uno. Qué gran momento!

Etapa 9 y última, con el estómago bien contento nos dispusimos a terminar este recorrido, poco a poco fuimos pasando a unos cuantos equipos en los primeros kilómetros, pues salimos a buen ritmo. Pero a la mitad aflojamos y nos lo tomamos con más calma, pues las fuerzas ya estaban algo justas y no queríamos lesiones. Hasta que llegamos a la línea de meta, donde volvimos a trotar para entrar como campeones!! Porque el terminar esta prueba todos juntos, significaba mucho para nosotros, ya que llevábamos varios meses preparándonos juntos para este gran reto.


Así que finalmente cruzamos la línea de meta en 24h02' (descontado el tiempo que la organización neutralizó la carrera), quedando en la posición 19 de los equipos que acabaron con sus 4 participantes y en la posición 29 de todos los que acabaron dentro de las 36 horas. Decir que empezaron 210 equipos y acabaron 143.


Las sensaciones después de haber recorrido los 104km con 4400 metros de desnivel positivo y unos 4450 de desnivel negativo acumulados, eran increíbles!! El hecho de haber ido todo el recorrido por debajo de nuestras posibilidades, nos hicieron acabar con relativa frescura y sin molestias. Al mismo tiempo, nos permitió disfrutar de todo el recorrido, con sus pros y contras, de las cuales ya sólo recordamos las buenas.

Ahora toca una semanita de descanso y después habrá que buscar el próximo reto. Porque está claro que esto va a dejar un gran vacío en nuestra motivación para salir a entrenar. Pero también nos dará la tranquilidad de saber que nuestros cuerpos son capaces de cualquier reto con la preparación y la determinación adecuada.

7 comentarios:

  1. Fantástica aventura y además culminada con éxito y con labor de equipo... Esas experiencias son las que realmente hace que todo merezca la pena... Felicidades..!!

    ResponderEliminar
  2. Esa foto llegando los cuatro juntos es el sentido de la prueba, verdad??? espero poder sentir algo así dentro de un mes, Muchas felicidades!! y gracias por compartir esta experiencia que me ha ayudo muuuucho....

    ResponderEliminar
  3. Gracias!! La foto demuestra el sentimiento de la amistad y sacrificio compartido.
    Como bien dice Carles, son estos momentos los que hacen que todo haya merecido la pena.

    ResponderEliminar
  4. Que preciosa aventura, el espíritu de la superación protagonista de vuestra genial hazaña!!, encima dándole intriga a la prueba despues de tanto tiempo con las molestias del abductor de última hora pero al final.. RETO CONSEGUIDO!! FELICIDADES EQUIPO!! HASTA LA PRÓXIMA...

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que tuve suerte y el abductor se comporto. Aunque también tengo que decir que algún ibuprofeno me tuve que tomar para mantener la situación bajo control, jeje.

    ResponderEliminar
  6. José...estoy impresionado con el relato de tu aventura....estoy informándome sobre como entrenar los 100 y he disfrutado mucho leyéndote....estoy en la fase de entrenar y para mi sería un logro poder acabarla ....de historias como la tuya saco fuerzas...muchas gracias por compartirla con todos nosotros y muchas felicidades....un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me alegro mucho que te haya gustado y que te ayude como motivación. La distancia de 100km si llega bien preparado es preciosa, si no, puede ser una pesadilla. Espero que tengas mucha suerte en tu reto y para cualquier duda no dudes en preguntar.
    Saludos y kms

    ResponderEliminar