lunes, 29 de agosto de 2011

Midnight Sun Marathon (Primera parte)

Después de unas horas de viaje, llegó el gran momento… las primeras dudas fueron la ropa a llevar. Pues hacía un poco de frío y la previsión de lluvia no estaba muy clara. Yo sólo hacía mirar el cielo y verlo lleno de nubes, por lo que opté al final por abrigarme un poco.

Empecé a calentar muy suave y me sentía las piernas pesadas, me imagino que por el viaje y que no salía a correr desde el miércoles, pero no le di importancia pues había planeado ir a 5:20 aproximadamente todo el recorrido y tendría tiempo de calentar bien el sistema.

Entre trote y trote lo pasé muy bien viendo el ambiente que había por los alrededores. Se podía apreciar que había muchas nacionalidades, pues muchos de ellos llevaban pintadas la bandera de su país en la cara, brazos o piernas.

Aparte de la maratón, ese mismo día se celebraron más carreras (10km, media maratón, etc). Por lo que mientras calentaba, pude ver la llegada de algunos participantes y ahí comencé a ser consciente de que estaba a punto de correr mi primera maratón!! Se me pusieron los pelos de punta y no por el frío. La sensación de pensar que en breves minutos iba a probar en mis propias carnes la gran experiencia de una maratón me tenía muy emocionado y sentía esas maravillosas mariposas en el estómago.

La carrera estaba a punto de empezar y aproveché para sacarme alguna foto en la salida e ir por última vez al baño. Según dan la salida salgo suave para coger el ritmo… y sin darme cuenta al llegar al kilómetro 5, veo que estoy corriendo a 5:00 min/km. Hice mis cálculos mentales y vi que a esa velocidad podría acabar en 3h30’, lo cual está hoy por hoy fuera de mi alcance. Pero me sentía bastante cómodo con el ritmo y decidí mantenerlo.


Del Kilómetro 5 al 10 conocí a un holandés llamado Nicolaas, con el que estuve corriendo y hablando un rato. Me estuvo contando que le encantaba correr maratones alrededor del mundo y que ya había corrido muchos (está claro que esto engancha!). Lo estaba pasando muy bien, pero él iba a un ritmo ligeramente más rápido que el mío y ya ir a 5:00 me parecía arriesgado, ir más rápido hubiese sido un suicidio. Por lo que le deseé suerte y seguí a mi ritmito.

Un poco antes de llegar al avituallamiento del km 10, me tomé mi primer gel como había planeado para evitar problemas. Cuando llegué, caminé unos metros para poder tomar el agua tranquilo y continuar. Pasando así por el km 10 a 49’01”… mi cabeza me decía que tendría que ir más despacio, pero me autoengañé diciéndome que cuando empezase a notar el cansancio con bajar el ritmo sería suficiente.

Al llegar al kilómetro 15 con un tiempo de 1h13’54” pude ver que no sólo estaba corriendo más rápido de lo previsto, sino que estaba corriendo por debajo de 5:00, aproximadamente a 4:56. Pero me seguía sintiendo bien y estaba disfrutando de lo lindo. El paisaje era impresionante y el ambiente en las calles inmejorable, podías ver a familias enteras o grupos de amigos en sus terrazas que se habían reunido para ver la carrera y animar a los corredores. Sinceramente, estaba disfrutando muchísimo y estaba corriendo como me gusta.

Kilómetro 20, llegué con 1h38’18” ritmo aproximado de 04:55. Repetí el mismo proceso de tomarme el gel un poco antes del avituallamiento y caminar lo justo para no tirarme el agua por encima de la camisa. Aquí volvías a cruzar el puente, que era la zona con más desnivel.

Después de cruzar el puente kilómetro 21, con un tiempo de 1h44’03” me encontré con mi novia, quien me esperaba para darme ánimos y sacarme alguna foto. En esos momentos ya empezaba a notar el cansancio, pero pensé… “es normal, has corrido 21km” y no le di mayor importancia.


Kilómetro 25, 2h03’56” aún manteniendo el ritmo por debajo de 5:00 pero notando bastante más el cansancio. Momento que me vuelvo a encontrar a mi novia y se me olvida el cansancio por unos instantes. Una pena que durase poco esa sensación, porque en breve volví a la realidad, donde empezaba a sufrir para mantener el ritmo.

...

8 comentarios:

  1. Uy!, con la miel en los labios me has dejado. Espero con ansia el desenlace. Ojalá que ese exceso de confianza no te haya pasado factura al final, je,je. Veremos en la próxima entrega.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. QUE PASA MÁQUINA, PUES TENEMOS VARIAS COSAS EN COMÚN :

    1º HICE LA MILI EN TÚ TIERRA, CANARIAS
    2º ESTUVE CON MI MUJER EN NORUEGA Y CERCA DE LA CIUDAD DONDE HAS CORRIDO LA MARATÓN
    3º NOS GUSTA CORRER, Y LAS MARATONES.

    ME QUEDO POR AQUÍ Y ESPERANDO EL DESENLACE FINAL , QUE SEGURAMENTE SERÁ FELIZ.

    SALU2 DESDE MATRAQUILANDIA.

    ResponderEliminar
  3. Esta claro que los 100 km te dejaron un gran fondo fisico al que agarrarte, menudo paso por la media!!!. En esos km finales toca sufrir?? a ver ...

    ResponderEliminar
  4. Estoy ya intuyendo cómo va a acabar esto...¿the wall?. la maratón empieza en la segunda parte de esta entrada y temo que vas a llegar justito de fuerzas corriendo a esa velocidad...

    ResponderEliminar
  5. NECESITO TERCERA ENTREGA YA. PALOMITAS A MEDIO COMER Y ME QUEDO EN ASCUAS.

    NO SE HACE.

    ResponderEliminar
  6. Me acabo de poner al día, que he estado algo desconectada y me encuentro con que estás contando tu primera maratón!!! Y menuda maratón!!!
    Y encima nos dejas así de intrigados.
    Espero con ansias el desenlace, aunque ya ha destripado alguno algo por ahí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Emocionante, pero queremos mássssss!

    ResponderEliminar
  8. Bienvenido David, pues si que tenemos cosas en común :)

    Como bien apunta Gonzalo, corriendo a esa velocidad y con mi escaso entrenamiento específico para la maratón, tenía que pasar … THE WALL!!
    Me queda mucho que aprender aun!!

    Ahora pondré la segunda parte, que se me había quedado un poco larga la crónica ;)

    ResponderEliminar