jueves, 4 de agosto de 2011

Marxa del Castells plus 70 km (segunda parte)

Empieza lo bueno…

Kilómetro 42, subidón psicológico!! Era la primera vez que había cubierto la distancia de una maratón (5h30’ aproximadamente) y aún conservaba la sonrisa. Debe de ser el efecto butifarra!! Que todo sea dicho de paso me sentó genial y es que para estas distancias en las que vas a una velocidad moderada, el cuerpo agradece la comida de verdad.

Kilómetro 48, Marc y yo empezamos a notar molestias en nuestras rodillas. Viéndonos forzados a bajar el ritmo y poco a poco nos fuimos descolgando del grupito donde iba Alfredo, Jose Ignacio y Jordi.

Kilómetro 50, la cosa empezaba a pintar mal, las molestias se habían convertido en dolor y ahora cada bajada era un suplicio. Teníamos que bajar muy suavemente, para evitar el ir frenando, porque eso incrementaba el dolor.

Así que tomamos la decisión de bajar y subir caminando por un rato y trotar solamente en las zonas más llanas. Después de un kilómetro haciendo esto, se nos relajaron las rodillas un poco y empezamos a trotar con normalidad nuevamente cuesta abajo. Pero esta vez intentando levantar los pies lo menos posible, para minimizar el impacto.

Kilómetro 60, como era de esperar el dolor en las rodillas cada vez iba a peor. Ahora nos costaba hasta trotar en llano y empezamos a alternar trotar con caminar. La sensación de dolor en la rodilla era como si me estuviesen clavando un destornillador y  por mucho que cambiase el gesto de la zancada no se aliviaba.

Lo peor era pensar que aún nos quedaban 10 kilómetros en esas condiciones y lo más fácil hubiese sido tirar la toalla. Pero acabar como un DNF (Did Not Finish) no era una opción, así que apretamos los dientes y seguimos.

Aproximadamente en el kilómetro 65 Marc lo empezó a pasar bastante mal y sólo podía caminar. Yo no estaba mucho mejor, así que agradecí momentáneamente el descanso. Caminamos casi 3 kilómetros y después lo convencí de trotar sólo un poco, después otro poco y así sucesivamente. Aguantábamos muy poco trotando, pero la sensación de movimiento era mucho mayor.

Menos de un kilómetro para llegar, ya somos capaces de tener contacto visual con la meta. El dolor ya no importa, volvemos a estar eufóricos y a unos 500 metros nos damos el lujo de subir un poco el ritmo y entrar al pueblo como gladiadores, bajo los aplausos y gritos de ánimo de la gente.

Después de pasar por el último punto de control y parar el cronómetro en 10h07’ nos encontramos con el resto del equipo y amigos con los que habíamos empezado esta aventura y nos fundimos todos en un abrazo muy emotivo. Es en esos momentos donde el dolor y el sufrimiento quedan atrás, rescatando sólo lo positivo de la aventura.

Equipo - Falta Mucho? - Yannick, Alfredo, Yo y Marc.
Conclusiones:

Hay que gestionar mejor la energía, es una carrera muy larga y si no estás muy en forma, cualquier pequeño esfuerzo que hagas de más al principio probablemente lo acabes pagando.

La zancada tengo que hacerla más corta y los pies mantenerlos más bajos, porque mis rodillas no están tan fuertes como pensaba.

En las bajadas, tengo que ir más suave, pues viendo a los que tenían más experiencia me di cuenta que bajan muy suavemente. Lo justo para no tener que ir frenando, pero aprovechando bien la inercia.

Sobre la elección de la marcha de 70km en vez de 54km, aunque a partir del kilómetro 50 nos fuésemos arrepintiendo de nuestra elección. Fue lo mejor que pudimos hacer, porque si no, hubiésemos acabado "bien" la de 54km y no hubiésemos tenido una referencia real de lo que nuestros cuerpos pueden aguantar. Cometiendo probablemente los mismos errores cometidos en esta marcha en el Trail de 100km, con la diferencia de que si aquí acabamos jodidos… para el otro aún nos faltarían 30km más.

Ahora toca reponerse lo antes posible y seguir entrenando para lo que se nos viene encima :)

5 comentarios:

  1. Joder macho...no me digas que te pegaste 70 km sin haber hecho antes un maratón... ¡Ole tus huevos!, ja,ja,ja.
    Recibe mi enhorabuena y mi profunda admiración; si las cifras de un maratón me parecen escalofriantes, los 70 km ya ni te cuento...

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Lo que yo digo.. es que si uno, no se plantea hacer un reto.. es imposible saber si puede llegar a ello.
    Dime quien hace 70km y llega como una rosa!! todos somos humanos y en 70km, siempre hay algun momento dificil.
    MI ENHORABUENA JOSE.

    ResponderEliminar
  3. llego desde el blog del Abuelo. 70 km ya es una buena ultra. Felicidades, tus conclusiones son ilustrativas de lo que hay que buscar, suerte para esos 100, te sigo.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre muchas gracias Jose! Me vienen de perlas tus crónicas. Hiciste bien en hacer un 70 antes de los 100. Yo soy más suicida y me paso de la Media Maratón a los 100, pero estoy aprendiendo mucho de lo que leo y de los entrenos que me pego. Espero conseguirlo, y si no, pues a seguir intentándolo para la próxima.
    Un saludo

    PD: que ganas de leer tu crónica de los 100 je,je,!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por esta entrada tan importante Jose!! tomo buena nota tanto de la crónica como de las conclusiones que sacas...la zancada corta y baja creo que es fundamental para este reto, mis rodillas lo agradecen mucho,

    ResponderEliminar