jueves, 11 de agosto de 2011

Cursa de los bomberos 2011


No estaba dentro de mis planes hacer un cursa de 10km un mes antes, pues prefería centrarme en mis tiradas largas del fin de semana con vistas a los 100km. Pero esta cursa, es muy especial para mí, pues fue mi primera carrera de 10km y no pude evitar la tentación de acudir a mi primer aniversario como runner popular en esa distancia.

Si, un año después de haber completado mis primeros 10km seguidos con algo de sufrimiento, estaba a punto de enfrentarme a mi reto de 100km. La sensación en el cuerpo es bastante extraña, porque en poco tiempo he visto muchos cambios en mi estado de forma. Atrás quedaron esos primeros días que salía a correr y a los 20min tenía que pararme porque no podía más y pensaba mirando al resto de corredores, ¿Por qué sonríe esta gente? Con lo mal que lo estaba pasando yo. Cuando ahora esos 20 min son simplemente el calentamiento para empezar la sesión.

Pensar en estos progresos me da mucha felicidad y me enseña que para ver resultados, sólo hace falta ser paciente y disciplinado. Muchos de vosotros me lo decíais al principio, pero la falta de experiencia y mi poca paciencia me hicieron aprender a base de golpes. También tengo que decir, que planteándome el reto de correr 100km con 4400m de desnivel positivo acumulado con tan poco tiempo corriendo, no me dejó muchas más opciones que aumentar el volumen de entrenamiento en menos tiempo del debido.

Volviendo a la cursa de los bomberos… sabía que me la debía de tomar como un entrenamiento, pero con más gente. Pues lo menos que necesitaba en esos momentos era ir acumulando cansancio. Pero tampoco os voy a mentir, en mi mente tenía la esperanza de bajar de 43’, pues mi mejor marca hasta ese momento era 43’06”. La pregunta era, si sería capaz de bajar de ese tiempo sin forzar.


De momento, con mi marca personal me asignaron el cajón sub45. Desde donde salí con mi amigo Marc, pues habían más amigos y conocidos, pero estaba divididos en otros cajones. Mientras esperábamos que diesen la salida, disfrutamos del gran momento. El ambiente es buenísimo, mirases a donde mirases sólo se veían camisas amarillas (impresionante) y para dar la salida tenían a un grupo de música tocando una versión de AC/DC … en este momento estaba a tope!! Ya se me había olvidado mi plan de salir suave y tomármelo como un entrenamiento. Mis piernas me pedían correr al ritmo de la música y según dan la salida, intento buscarme un hueco para salir a tope.


Momento de explicar la frase anterior “intento buscarme un hueco”, dije intento porque este año a diferencia del año anterior que la salida estaba mucho más controlada por los cajones y según salías ya podías correr a tu ritmo. Este año tuve la impresión de encontrar tráfico a lo largo de los 2/3 primeros kilómetros aproximadamente y en vez de ir tranquilo hasta que encontrase el hueco, me dediqué a hacer eses para adelantar a todos aquellos que me encontraba por delante corriendo más lentos que yo. Qué gran error!! Parecía que estaba poseído… aún hoy sigo preguntándome que pasó con mi filosofía de salir tranquilo y no hacer mil cambios de ritmos para no cansarme en exceso.

Después de tanto adelantamiento, con sus correspondientes cambios de velocidad y agobios, me cuesta mucho coger el ritmo y hago los primeros 2.5km en 10’55” con un ritmo de 4:22.

Los siguientes 2.5 km intento mantener el ritmo pues me sentía cansado y pensé que si recuperaba, en la segunda mitad podría apretar. Pero no fue así, la sensación de cansancio no se fue, me imagino que el calor que hacía ese día no ayudo mucho, unido a que había salido demasiado rápido y el sistema normalmente funciona mejor de menos a más. Pasando por el km 5 en 21’47” con un ritmo ligeramente superior 04:21.

A partir del kilómetro 5 pensé que no había nada que perder e intenté apretar a ver como respondía el cuerpo, al principio respondió bien, pero tardó poco en empezar a quejarse de nuevo … se me estaban empezando a hacer largos estos 10km. Era un querer y no poder, mi cuerpo lo sentía débil, lejos de la frescura con la que me gusta correr y a duras penas intentaba mantener el ritmo, pero cada vez con más sufrimiento. Pasando por el km 7.5 a 32’44” con un ritmo medio en esta parte de 04:23.

Los últimos 2.5km de la carrera se me hicieron eternos, llegó un momento en el que tuve ganas de ponerme a caminar y mandarlo todo a la …. Pues siendo sinceros, había perdido el porqué de estar allí. Corro porque me gusta, porque me da felicidad, pero en ese momento no estaba disfrutando y no le veía el sentido de seguir forzando. Por lo que tomé la decisión de aflojar el ritmo y acabar con calma, pero acabar.

Kilómetro 9, lo mejor de la carrera, encontrarme con mi novia animándome con su preciosa sonrisa justo donde estaba el año pasado. Este año no lo habíamos planeado la anoche antes como hicimos el año anterior y cuando me estaba acercando a la zona, me puse a mirar por recordar aquel momento y allí estaba ella. Qué gran sorpresa!! Y que subidón, pues fue como si me hubiesen echado un cubo de agua por encima para refrescarme y sin darme cuenta subí el ritmo. Y es que aunque suene a anuncio de compresas, ver a mi novia en una carrera siempre me da alas!!

Pues con un ritmo más alegre y con mejores ánimos acabé la cursa en un tiempo de 43’58” , corriendo los últimos 2,5 km a una velocidad media de 04:30. Quedando en la posición 2253 en la general y en la 979 de mi categoría.

Sensaciones después de la carrera, tengo que aprender a salir con calma, coger mi ritmo y después ir subiendo progresivamente. Parece que mi cuerpo una vez que se cansa al principio, tarda en recuperarse y no rinde bien. Soy como las televisiones antiguas, que había que dejarlas que se calentasen primero para que se viese bien.

Como ya viene siendo costumbre os cuento como va mi entrenamiento de natación en paralelo a la preparación de los 100km. Cuando me apunté en las clases de natación, pagué un bono de 8 clases y pensé que me sobrarían días. Porque “creía” que yo sabía nadar, pero después de estas 8 clases me he dado cuenta de que yo lo que hacía no era nadar, lo que yo hacía era desplazarme desde A hasta B. Por lo que ahora estoy en proceso de reaprender a nadar, pero siendo positivo y viendo cuantas cosas hago mal … sólo me queda mejorar!!

4 comentarios:

  1. No conocía este blog.
    Hay tantos...
    Pero me quedo por aquí para ver tu pedazo de reto. Además por una buena causa.
    ¡¡mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
  2. Correr los 100 Km. No están al alcance de cualquiera, tiene que ser durísimo. Con mucho sacrificio y voluntad creo que se puede conseguir. Mucho ánimo Jose, seguro que triunfas..
    Saludos..

    ResponderEliminar
  3. Eres un fiera Jose, ya me da pereza pensar en una media así que en 100 km no quiero ni pensar.
    La verdad es que los 10km es la distandia que mas me gusta, pero lo de los 100 es un reto acojonante.
    Sigue pegándole duro.

    Un saludo
    G

    ResponderEliminar
  4. Tiene que ser buena la Bombers, la tengo en mente para algún año acercarme por allí y correrla.

    Entiendo perfectamente los cambios de los que hablas. Yo estoy en ese proceso y a veces no puedo creerme que antes 10 kms ya me parecieran un mundo y ahora me los planteo de calentamiento, je,je, siempre a ritmo piano-piano.

    ResponderEliminar