jueves, 23 de junio de 2011

Trailwalker de Intermón Oxfam, Cuatro personas. 100Km. 36 horas. Una causa!!

Cuantas veces hemos visto la publicidad o hemos escuchado que algún amigo va a correr un Trail de 90 o 123km. En mi caso particular, viniendo de Gran Canaria conocía la Transgrancanaria y me parecía que era una cosa de locos. Digo de locos con el mayor de mis respetos, porque lo veía inalcanzable, tanto por el esfuerzo, como por el sufrimiento, pero sobre todo por la fuerza mental que requiere una prueba así.

La cuestión, es que si me hubiesen preguntado a principios del año 2010, que fue cuando corrí mi primera carrera de 10km (cursa Bombers), si un año después me atrevería a enfrentarme al reto de hacer un Trail de 100km con 4400m de desnivel positivo acumulado… creo que aun me seguiría riendo.

Pero algo había cambiado dentro de mi en estos meses y al poco después de haber hecho el Trail de la Sierra del Montsant (27km), un compañero de trabajo nos comento que este año se celebraría por primera vez el Trailwalker de Intermón Oxfam en España, que seria en Cataluña, que era benéfica y que ayudaríamos a erradicar la pobreza.


Todas esas razones eran muy buenas, pero el primer pensamiento que se me vino a la cabeza siendo honesto fue “ufff, 100km son demasiados, no seré capaz”. Pero hablando con los compañeros que formaríamos el equipo que estaban muy ilusionados y con la incertidumbre de si seriamos capaces de prepararnos dicha aventura en 6 meses (La idea surgió a principios de noviembre 2010), a lo que se unió el pensamiento de que si algún día había que correr un Trail, que mejor que fuese por una buena causa.

… Pues que os voy a decir, no nos hicieron falta muchas mas razones para ponernos de acuerdo y formar equipo para esta aventura. Aunque por el aquel entonces no sabíamos en donde nos estábamos metiendo, he de decir que el entusiasmo, nuestros planes de entrenamiento, nuestro sacrificio de sacar horas de donde se podía para entrenar juntos, las pruebas del material, la aclimatación para correr de noche por la montaña con la única luz del frontal y sobre todo el compañerismo, hicieron de esos 6 meses una de las experiencias mas enriquecedoras que he tenido la oportunidad de vivir.

Como resultado de tal acuerdo, ya solo faltaba una cosa… ENTRENAR!! Así pues fui incrementando mis entrenamientos para coger la costumbre de correr 4 días a la semana, donde uno de ellos fuese una tirada un poco mas larga (normalmente el domingo). Lo que me suponía tener que correr 3 días a la semana después del trabajo por la noche, donde por cercanía y comodidad elegí la carretera de las aiguas.

No fue fácil adaptarse a esta nueva rutina, pues no siempre apetece salir a correr cuando llegas cansado del trabajo y con hambre. Especialmente cuando ves que el invierno se te echa encima y empieza a meter una rasca interesante, y que lo único que te apetece realmente es quedarte en casita calentito. Afortunadamente uno de mis compañeros de equipo (Marc) vive cerca de mi piso y nos intentábamos poner de acuerdo para correr juntos cuando podíamos, lo cual hacia mucho mas llevadero el entrenamiento. 

Otra cosa que no me di cuenta en el momento de involucrarme, fue en el sacrificio de tiempo y en los cambios que tendría que hacer en mi vida para poder ajustarme a estos nuevos horarios. Parece una tontería, pero un ejemplo podría ser que muchas tardes en vez de salir a tomar algo con los amigos, lo que hacia era llegar a casa, comerme una barrita de cereales, cambiarme de ropa y salir a correr.

Tuve que cambiar muchas prioridades para adaptarme y fue duro al principio. Tengo que decir que sin el apoyo de mi novia Kristine no lo hubiese conseguido, por lo que aprovecho el momento para agradecerle todo el cariño, comprensión y paciencia que tuvo y tiene, en toda esta metamorfosis de fiestero a deportista de fondo.

5 comentarios:

  1. Bienvenido a la locura. Un Salud.

    ResponderEliminar
  2. Me siento muy identificada con tu historia ahora que yo también me he embarcado en una locura de estas y me alegro, porque a mi alrededor no hago más que escuchar voces en contra y de poca fe.
    Estoy deseando saber más de tu experiencia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Luis.
    Pingüina te entiendo perfectamente, a mi me paso lo mismo. Todo lo que escuchaba eran cosas como estas loco, te vas a lesionar, no estas preparado para esa distancia y la verdad es que yo mismo tenia mis dudas. Pero a base de constancia en los entrenamientos se consigue cualquier cosa :)

    ResponderEliminar
  4. Hola Jose!!! Pues otro con la misma historia!! Yo Tb me he dejado liar para unos 100 km y nada mejor que seguirte para ir asimilando lo que pueda.
    con tu permiso me quedo...
    Pinguina...Bendita locura!!!

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido Pingüino y ánimos!! Ya veras que es una experiencia maravillosa :)

    ResponderEliminar