martes, 28 de junio de 2011

Disfrutando de los entrenamientos

Con el paso de las semanas, el cuerpo empezaba a asimilar el nuevo volumen de entrenamientos y los componentes del equipo organizamos la primera salida para acostumbrarnos a correr juntos (3 de diciembre 2010). Para la ocasión elegimos un circuito por la sierra de Collserola que empezaba en Sant Cugat y decidimos que fuese por la noche para probar el material que deberíamos de usar el día del Trail cuando nos cayese la noche.

La temperatura rondaba los 0 grados, por lo que fue perfecto para hacer pruebas con la ropa de abrigo que teníamos para correr. Otra de las cosas que empezamos a aprender, fue como gestionarnos la energía, yendo a un ritmo inferior del que podíamos ir para ser capaces de hacer cada vez distancias mas largas.

Al final la sesión salio de unos 23,2km con un desnivel+ de 558m en un tiempo de 02h30’ y un ritmo medio de 6:30 min/km (datos obtenidos con el GPS de Marc).

Después de este entrenamiento donde acabamos todos bastante cansados, pero muy satisfechos con el recorrido hecho y las sensaciones. Nos fuimos a un bar de pinchos en Sant Cugat. Allí repusimos fuerzas con algo de comida caliente y una cerveza bien fresca, mientras la gente nos miraba atónitos con nuestras pintas de runners un viernes por la noche, fue muy cómico, pero lo pasamos genial.

Desde ese día empezamos a creernos que seriamos capaces de recorrer los 100km si manteníamos la disciplina de entrenamientos que nos habíamos marcado.

Yo aparte de seguir corriendo en diciembre, aproveche para hacer una salida invernal a la Pica del Carlit (2921m) con los amigos del club de montaña. Donde aparte de disfrutar de unas vistas maravillosas, pude seguir trabajando mi resistencia.





jueves, 23 de junio de 2011

Trailwalker de Intermón Oxfam, Cuatro personas. 100Km. 36 horas. Una causa!!

Cuantas veces hemos visto la publicidad o hemos escuchado que algún amigo va a correr un Trail de 90 o 123km. En mi caso particular, viniendo de Gran Canaria conocía la Transgrancanaria y me parecía que era una cosa de locos. Digo de locos con el mayor de mis respetos, porque lo veía inalcanzable, tanto por el esfuerzo, como por el sufrimiento, pero sobre todo por la fuerza mental que requiere una prueba así.

La cuestión, es que si me hubiesen preguntado a principios del año 2010, que fue cuando corrí mi primera carrera de 10km (cursa Bombers), si un año después me atrevería a enfrentarme al reto de hacer un Trail de 100km con 4400m de desnivel positivo acumulado… creo que aun me seguiría riendo.

Pero algo había cambiado dentro de mi en estos meses y al poco después de haber hecho el Trail de la Sierra del Montsant (27km), un compañero de trabajo nos comento que este año se celebraría por primera vez el Trailwalker de Intermón Oxfam en España, que seria en Cataluña, que era benéfica y que ayudaríamos a erradicar la pobreza.


Todas esas razones eran muy buenas, pero el primer pensamiento que se me vino a la cabeza siendo honesto fue “ufff, 100km son demasiados, no seré capaz”. Pero hablando con los compañeros que formaríamos el equipo que estaban muy ilusionados y con la incertidumbre de si seriamos capaces de prepararnos dicha aventura en 6 meses (La idea surgió a principios de noviembre 2010), a lo que se unió el pensamiento de que si algún día había que correr un Trail, que mejor que fuese por una buena causa.

… Pues que os voy a decir, no nos hicieron falta muchas mas razones para ponernos de acuerdo y formar equipo para esta aventura. Aunque por el aquel entonces no sabíamos en donde nos estábamos metiendo, he de decir que el entusiasmo, nuestros planes de entrenamiento, nuestro sacrificio de sacar horas de donde se podía para entrenar juntos, las pruebas del material, la aclimatación para correr de noche por la montaña con la única luz del frontal y sobre todo el compañerismo, hicieron de esos 6 meses una de las experiencias mas enriquecedoras que he tenido la oportunidad de vivir.

Como resultado de tal acuerdo, ya solo faltaba una cosa… ENTRENAR!! Así pues fui incrementando mis entrenamientos para coger la costumbre de correr 4 días a la semana, donde uno de ellos fuese una tirada un poco mas larga (normalmente el domingo). Lo que me suponía tener que correr 3 días a la semana después del trabajo por la noche, donde por cercanía y comodidad elegí la carretera de las aiguas.

No fue fácil adaptarse a esta nueva rutina, pues no siempre apetece salir a correr cuando llegas cansado del trabajo y con hambre. Especialmente cuando ves que el invierno se te echa encima y empieza a meter una rasca interesante, y que lo único que te apetece realmente es quedarte en casita calentito. Afortunadamente uno de mis compañeros de equipo (Marc) vive cerca de mi piso y nos intentábamos poner de acuerdo para correr juntos cuando podíamos, lo cual hacia mucho mas llevadero el entrenamiento. 

Otra cosa que no me di cuenta en el momento de involucrarme, fue en el sacrificio de tiempo y en los cambios que tendría que hacer en mi vida para poder ajustarme a estos nuevos horarios. Parece una tontería, pero un ejemplo podría ser que muchas tardes en vez de salir a tomar algo con los amigos, lo que hacia era llegar a casa, comerme una barrita de cereales, cambiarme de ropa y salir a correr.

Tuve que cambiar muchas prioridades para adaptarme y fue duro al principio. Tengo que decir que sin el apoyo de mi novia Kristine no lo hubiese conseguido, por lo que aprovecho el momento para agradecerle todo el cariño, comprensión y paciencia que tuvo y tiene, en toda esta metamorfosis de fiestero a deportista de fondo.

domingo, 19 de junio de 2011

Cursa Jean Bouin 2010 - objetivo bajar de 45'

Tenia bastantes ganas de correr esta cursa, pues era la ultima de 10k que iba a correr en el 2010 y quería bajar de los 45’. Pero estuve a punto de perdérmela por una tendinitis en zona pretibial de la pierna derecha.

Me explico, el fin de semana antes de la cursa me fui a jugar al squash y al padel con Enric. Donde cometí el error de llevarme unas bambas de futbol sala sin mis platillas, pues pensé que solo las necesitaba para correr. Pero justo después de ducharme y de camino a casa, ya me notaba las molestias.

Al día siguiente las molestias se convirtieron en dolor y tenia dificultades incluso para caminar, por lo que temiéndome lo peor fui al medico. Donde efectivamente me dijeron que tenía una tendinitis y que necesitaba tomar anti-inflamatorios y hacer reposo por 15 días. No os suena familiar esa solución? Es increíble, siempre es lo mismo, ya tengas una sobrecarga, una torcedura de tobillo o molestias en la rodilla…

Por lo que empecé a asumir que había perdido la oportunidad de correr mi último 10k del año y conseguir mi objetivo de bajar de los 45’ ese año. Entonces me acorde que me habían comentado en el club de montaña que había un fisioterapeuta llamado Oriol muy bueno en el barrio de gracia y pensé, de perdidos al río.

Tuve suerte y me dio hora para el martes, para mi sorpresa después de la primera sesión (ultra-sonidos, corrientes y masaje) me dijo que dejara de tomarte anti-inflamatorios, me puso una tira en la pierna, me mando reposo para el día siguiente y que fuese a trotar un poco el jueves a ver como me sentía. Me dio hora para el viernes y me dijo que no me preocupara.

No me lo podía creer, una sesión y ya me había mandado a trotar. Vale que no estaba al 100% pero las molestias casi habían desaparecido. Por lo que salí a hacer mi trote suave y volví a la consulta el viernes, donde me dio otra sesión con ultra-sonidos, corrientes, masaje y me puso otra cinta para que me durase hasta el día de la carrera. Me dijo que ya estaba bien, que podía correr sin problemas la cursa del domingo, que trotase suave el sábado para soltar piernas y que corriese sin miedo.

Llegado el día de la carrera, estuve calentando haciendo cambios de ritmo con Marc y Yannick, y la verdad es que me sentía genial. Estaba que no me lo creía, 6 días antes casi no podía caminar y ahí estaba calentando a tope gracias a Super Oriol!! (fisio de www.fisiomessalut.cat)

En la salida estaba con Andres, Oscar y Yannick, pues para variar entre ir al baño, guardaropa y demas, siempre perdemos a alguien. Según dan la salida, salgo a tope y veo que me sigue Yannick, lo cual me alegra bastante pues siempre me gusta ir acompañado.


En los primeros kilómetros tuve muchos pensamientos sobre el tendón de la pierna derecha y sin darme se me empezó a cargar el tendón de la pierna izquierda. Pero me dije a mi mismo que solo tenía que relajar las piernas y correr nivelando bien el esfuerzo, que no podía ser que me hubiese lesionado en tan solo 2 kms.

Dichas molestias me sirvieron para controlar el ritmo y aproximadamente en el km 3 me empecé a sentir mejor, momento en el que Yannick se empezó a quedar atrás y aproveche para subir ligeramente el ritmo pasando por el km 5 en 21’42”.

Entre el km 5 y 7 me sentía muy bien, se me habían quitado las molestias en la pierna izquierda y la derecha seguía perfecta. Me sentía que iba sobrado y que podía subir el ritmo un poco. Pero afortunadamente no lo hice, porque en los 2 últimos kilómetros me notaba que se me estaba acabando la gasolina y en lo único que podía pensar era en mantener el ritmo.

En esos momentos desconocía en que tiempo estaba corriendo, pues iba sin reloj, pero tenia la sensación de que si conseguía mantener el ritmo conseguiría mi objetivo de bajar la barrera de los 45’. Aunque he de reconocer que se me estaban haciendo larguísimos los últimos kilómetros y no sabia si podría aguantar el ritmo, hasta que llegue a plaza España y pude visualizar la meta… es extraña la sensación, pero en esos momentos se acaba el dolor y te invade una sensación de felicidad como si ya hubieses acabado.

Por lo que aproveche ese efecto para subir el ritmo en los últimos 400m y cuando estaba lo suficientemente cerca para ver el reloj de la organización y vi que iba a cruzar la línea de meta por debajo de los 44’ no me lo podía creer, la sensación de felicidad y satisfacción que me recorría todo mi cuerpo fue increíble. Aun no sabia que mi tiempo real había sido 43’06” pero sabia que había conseguido mejorar mi mejor marca y que no solo había logrado mi objetivo de bajar de los 45’, sino que había bajado de los 44’… no podía ser mas feliz.

Así que como manda la tradición, después de la cursa me fui al bar mas cercano con mis amigos que también habían corrido la cursa y celebramos que habíamos terminado una mas y comentamos nuestras sensaciones con una caña bien fresca.

lunes, 13 de junio de 2011

Cursa de montaña (Montserrat Nord 22km)

La montaña de Montserrat es todo un símbolo en Barcelona, a la cual había ido muchas veces a escalar y a caminar, pero nunca había estado corriendo por allí. Por lo que al enterarme de esta carrera por mi amigo Enric, mire si quedaban plazas libres y me apunte. Aunque sabía que sería durilla.


Esta carrera me la tome como un entrenamiento mas, pues en las carreras de montaña mi personalidad había empezado a cambiar y las empezaba a disfrutar de forma distinta. Corriendo a un buen ritmo pero sin forzar la maquina. Por lo menos no desde el principio :)

Con esa idea me plante en la línea de salida con Enric y Alan, otro amigo que también se apunto. Según dieron la salida perdimos de vista a Alan y es que sinceramente esta a otro nivel. Mientras Enric y yo salimos suaves concientes de lo que nos esperaba. 22km y 1100metros de desnivel positivo.

Aproximadamente después del primer kilómetro el cuerpo ya empezaba a estar caliente y empecé a coger un ritmo que me fuese cómodo. Sin darme cuenta me fui distanciando poco a poco de Enric, aunque aun lo mantenía a vista.

Lo que significaba que me esperaban por delante unos 20km de soledad, una de esas cosas, que cuando estas corriendo no lo piensas porque vas disfrutando del paisaje, del camino y prestando atención a los mensajes del cuerpo, para ver cuando hay que aflojar o se puede apretar. Pero si lo analizas fríamente, te da la impresión de que los corredores somos personas solitarias. Pues entre entrenamientos y carreras, salen muchos kilómetros en los que si no estamos solos, al menos no conocemos a nadie que nos rodea.

Volviendo a la carrera, sigo concentrado en mi ritmo y parando siempre que hay un avituallamiento para comer algo de frutos secos, fruta y tomar agua. Esta vez aunque vi los dulces de chocolate no me atreví a tocarlos después de mi mala experiencia en el TSM.  

Después del avituallamiento de Santa Cecilia (7.43km) donde me pongo a hablar con uno de los participantes, me pongo a correr con el. Al principio íbamos a un ritmo muy similar y me mantuve a su lado hablando. Pero al ver que subía un poco el ritmo, le desee suerte y me fui quedando atrás poco a poco, pues preferí ser fiel a mi ritmo y hacer una carrera mas inteligente.

Al poco de haberme quedado solo de nuevo, empecé a subir la canal de
St Jeroni que tiene una pendiente que se te quita la risa. Allí me encontré con un embuto terrible y es que había que pasar por encima de una tabla haciendo uso de una cuerda para superar una parte de la subida. Parecía más un tramo de una via ferrata que una carrera. La cuestión es que estuve allí retenido unos 15 minutos hasta que pude pasar.

Hay que ver el lado positivo, me dio tiempo para descansar y después poder subir el ritmo en la subida. Así con un ritmo mas ligero llegue hasta las escaleras de la cima de Sant Jeroni, donde se me ocurrió la gran idea de subir un poco más el ritmo para hacer un adelantamiento. Ya que son relativamente estrechas y allí coincidíamos los que aun subían por la derecha y los que ya bajaban por la izquierda, por lo que tuve que hacerlo rápido.

Bien, pues fue el adelantamiento mas torpe que nunca he hecho!! Según apretaba para volverme a mi lado, me salto el gemelo derecho y tuve que parar 2 segundos a estirar. Por lo que volví a quedarme detrás del mismo tío, pero con el añadido de la preocupación del gemelo.

Cuando llegue a la cima, me saque un gel squeezy y me lo fui tomando en la bajada. Esta vez probé a tomarlo antes de notar la falta de energía, pues no quería que me cogiese otro pajarón. En esta misma bajada me encuentro con Enric, que ya venia subiendo y nos damos ánimos mutuamente.

Desde aquí ya es casi todo bajada hasta el final, y digo casi todo porque en el km14 aproximadamente (cerca del funicular), te encuentras con una subidita rompe piernas total. Que como siempre suele pasar no me había mirado bien el perfil de la cursa y pensaba que todo lo que faltaba ya era bajada. Por lo que estaba bajando a tope y sin guardarme nada. Os podéis imaginar lo que me costo la subidita!

Una vez pasado el trámite seguí bajando, pero esta vez mucho más tranquilo para recuperar y estar preparado por si había más sorpresas de este estilo. Afortunadamente, aunque me quedaba algún repechito mas, no se parecían al anterior y al ver que ya quedaba poco para la meta volví a subir el ritmo.

Al rato de estar bajando a tope, se me empezó a quejar el gemelo de nuevo. Lo que me obligo a bajar el ritmo a la velocidad que mi gemelo me permitía. Por lo que nuevamente tuve que ver como a un kilómetro de meta me adelantaban algunos corredores que tanto me yo había pasado anteriormente, sin poder intentar seguirlos.

Pero bueno, “sin más sorpresas” llegue a la meta con un tiempo de 2h57’52”, seguido por Enric con un tiempo de 3h02’32”. Dije sin mas sorpresas?? Pues no pude estar más equivocado, pues la mayor estaba por llegar. Ya que por megafonía me llamaban a mi y a Enric, porque Alan había tenido un accidente y se lo había llevado la ambulancia al Hospital. Momento en el que nos asustamos bastante porque no sabíamos que le había pasado, pero afortunadamente nos dijeron que solo había sido una torcedura de tobillo. Eso si, de las malas, pues el tobillo parecía un balón y se pensaban que se lo había partido.

Como anécdota tengo que decir, que se torció el tobillo en la bajada a falta de unos 7km para acabar y aun así la acabo pero bajando bastante el ritmo en un tiempo de 2h25’34”. Para que os hagáis una idea, el que gano la hizo en 2h18”32’

sábado, 4 de junio de 2011

Duatlon de montaña de Badalona

Al día siguiente del Trail del Montsant, se celebro la triatlón de Garmin en Barcelona y fui a verlo, pues habían unos amigos que participaban y también tenía curiosidad por ver uno de cerca. Ya llevaba un tiempo escuchando a mi amigo Andrés sobre este deporte y me estaba picando la curiosidad.

El resultado de dicha experiencia después de haber visto a mis amigos y lo bien montada que esta prueba… es que prometí que para el año siguiente la haría con ellos. Que fácil soy de convencer para este tipo de cosas y que mejor para empezar a entrenar que una duatlon de montaña con Andrés!!

Así que para Badalona me fui, con muchas ganas y con muchas dudas. Pues la btt estaba casi recién comprada, la había sacado muy poco y casi siempre por llano. Por lo cual no sabía que tal iba a aguantar esos 12km por montaña.


Sobre el recorrido, he de decir que en la teoría era bastante corto: 4km corriendo + 12km en btt + 2km corriendo de nuevo.

Como ya podréis adivinar, mi parte preferida es la de correr. Por lo que planeo salir suave e ir acelerando poco a poco para ver si podía ganar algunas posiciones que sabia que perdería en la parte de la bici. 

 
Después de un buen calentamiento y mientras esperamos que den la salida Andrés me confirma que el va a ir suave y que si quiero tirar que no me preocupe. Aunque le dije que yo también tenía la intención de salir suave, según dieron la salida influenciado por los que salieron al lado nuestro salí más rápido de lo previsto y en breve nos separamos.

Los primeros 200 metros fueron en llano, pero pronto empezó a subir, donde intente mantener el ritmo, consciente de lo que me esperaban. Aparte de los primeros participantes que salieron como balas, conseguía mantener mi posición e incluso adelante a unos pocos.

Se me estaba haciendo durillo el circuito y aun tenia que dar otra vuelta, así que cuando se acabo la subida, me tome los primeros metros de la bajada con la calma para recuperar.

Con el cuerpo mas fresco y conociendo el circuito, pude gestionar mejor mi energía en la segunda vuelta. Y esta vez si, cuando se acabo la subida, sabiendo que solo me quedaba la bajada y unos 200m por la pista de atletismo para coger la bici apreté al máximo, consiguiendo adelantar un par de posiciones.

Llegue cansado a la bici, pero aproveche los primeros metros que eran en llano y bajada para hidratarme bien y recuperar fuerzas. Según empezó la subida, metí plato mediano y poco a poco subiendo de piñón.

Algunos participantes me habían adelantado, pero me estaba esforzando para mantenerles el ritmo y que no se me fueran. Hasta que mire el cuenta kilómetros y vi que solo había recorrido 2 de los 12km que tenia que hacer y ya estaba super cansado. Por lo que afloje un poco y puse el piñon mas grande, aunque en algunas pendientes… estuve tentado a meter el plato pequeño.

Por cierto, que gran descubrimiento el averiguar que no podía levantarme de la bici, como estaba acostumbrado a hacer cuando iba por carretera, ya que la rueda trasera pierde la tracción y patinas como un loco. No hay nada como aprender cosas nuevas el día de la carrera.   

Finalmente se acabo la subida, que aparte de la dureza que pudo tener para mí pues no estaba acostumbrado a esos desniveles, tenía tramos muy bonitos. Llegando así a la bajada, donde puse en evidencia mi falta de experiencia en este terreno y me adelantaron unas 50 personas, si no mas… uff, como baja esta gente, que control.

Yo para ser sinceros, conocedor de que mi bajada estaba siendo extremadamente cautelosa, cada vez que me adelantaba alguien, miraba pensando que en breve me pasaría Andrés y haríamos la parte final juntos. Pero no fue así, se acabo la bajada, entre en la zona de boxes, deje la bici y empecé a correr sin verle.

En el tramo final, salí fuerte y según empecé la primera subida la pierna me hizo un amago de tiron en la parte superior de gemelo, justo en la parte trasera de la rodilla. Me temí lo peor, pero pare unos segundos para estirar y continúe a un ritmo suave. Fui notando como todo volvía a su sitio y pude volver a subir el ritmo.

Ahora me estaba sintiendo cómodo y manteniendo el ritmo, empecé a adelantar a algunos corredores. Cuando vi que ya faltaba poco para acabar, volví a subir un poco el ritmo y acabar con un tiempo final de 1h29’25” en la posición 119 de 241. Andrés entro un poco mas tarde con 1h50’42”


Analizando un poco la carrera, se puede ver la importancia que tiene la parte de la bicicleta. Pues mi posición del primer tramo fue la 83, la del segundo tramo 147 y en tercero y ultimo tramo 73.

Conclusión, hay que echarle mas kilómetros a la bici y tengo que aprender a descender. Por lo demás, una experiencia muy positiva, que terminamos con un super bocata de butifarra que nos dio la organización y una buena cerveza en un chiringuito en la playa de Badalona.