lunes, 16 de mayo de 2011

Mi primera media maratón (Mitja Marató Parc de Collserola)

Después de haber terminado sin molestias la cursa de 10k y haber hecho un par de entrenamientos suaves por la montaña, me sentía con fuerzas de intentar mi primera media maratón. Para estrenarme en la distancia elegí una de montaña y cerquita de casa.

Para este reto, que para mí en aquel momento era como tocar el cielo, tuve la suerte de convencer a mi buen amigo Manolo de Gran Canaria. Así podría disfrutar doblemente la experiencia, pues no todos los días te visita un buen amigo y encima se anima a correr contigo, tu primera media maratón.

Manolo llego el viernes y al pobre casi no lo deje ni descansar, porque me lo lleve a escalar a la Foixarda (Montjuic) para que viese la zona y al día siguiente fuimos a escalar a Castelldefels por la mañana y por la tarde hicimos turismo por el centro de Barcelona. Digamos que hicimos de todo menos reposar para llegar frescos a la media.

Domingo, nos levantamos pronto para desayunar y nos fuimos con la calma en metro hasta el velódromo de Horta, donde empezaba la cursa. Por el camino, los 2 algo nerviosos nos pusimos de acuerdo para ir suaves, pues yo aun tendría que haber estado de reposo por la lesión de mi rodilla y el también tenia algunos problemas en una de sus rodillas. Vaya par!! Estábamos para irnos de tapas y reposar… pero el corazón pudo con la cabeza.

Allí nos encontramos con algunos amigos del club de montaña, uno de ellos era Enric, quien ya había corrido esta media el año pasado y nos advirtió que mejor salir rápidos porque en la primera subida se forma un buen embudo y se pierde mucho tiempo.

Manolo y yo, pensamos que tampoco seria para tanto y salimos con la calma canaria. Mientras que Enric salio fuerte y en breve lo perdimos de vista. Y en breve también nos encontramos con el embudo y tuvimos que caminar por unos 10/15 minutos. Cosa que si os soy sincero, no me molesto mucho pues pensé que todo lo que pudiese ahorrar al principio me vendría bien después.

Cuando se acabo la primera subida se volvieron a crear espacios y volvimos a correr. Yo que estaba bastante nerviosillo con la distancia, me puse a seguirle el ritmo a Manolo, ya que tenia más experiencia que yo en carreras largas de montaña. Corriendo con el me fijo que baja muy bien, y siempre se me distanciaba un poco en las bajadas, por lo que me tuve que esmerar y bajar con un ritmo mas alegre. Eso si, concentrado en todo momento por si notaba alguna molestia en la rodilla bajar el ritmo.

Poco a poco van pasando los kilómetros y voy ganando en confianza pues parece que mi cuerpo esta respondiendo bien. Desafortunadamente Manolo empezó a tener pequeñas molestias en su rodilla. Cuando llegamos al primer avituallamiento en el km 9 me dijo que no me preocupase y que tirase solo que el iba a bajar el ritmo. Yo le dije que no se preocupase, que ya me iba bien ir algo más lento para proteger mi rodilla.

Estuvimos corriendo un rato mas juntos, pero veía que sin darme cuenta me distanciaba poco a poco y cuando miraba para atrás, el me hacia gestos para que tirase sin el. Me sabia mal, pues el estaba aquí por mi, pero también sabia que de esa forma ninguno estaba corriendo a gusto. Por lo que deje de mirar atrás y simplemente empecé a correr a mi ritmo.

Cuando llegue al segundo avituallamiento en el km 12 ya estaba corriendo solo, aun así todavía podía ver a Manolo venir un poco más atrás y por delante ya empezaba a ver a Enric. Por lo que subí un poquito el ritmo hasta que lo alcance. Me alegro mucho el encontrármelo y estuvimos un rato corriendo juntos y comentando las sensaciones de la carrera. Yo iba un poco mas rápido que el y me dijo, tira y disfruta que esta es tu carrera!

Sus palabras me llenaron de energía, pues con tanta preocupación, no me estaba fijando que ya iba por el km 14 aproximadamente y que iba muy bien. Así que seguí con mi ritmo y en breve me volví a encontrar corriendo en solitario. Estado que me duraría poco, pues llegue a la altura de otro corredor que iba mas o menos a mi velocidad y nos pusimos a hablar mientras subíamos la parte mas dura de todo el circuito.

Me estaba sintiendo super bien, estaba rodando por encima de mi velocidad y aun así podía ir hablando. Que gran carrera estoy haciendo iba pensando… y al poco paso lo que tenia que pasar. Pague mi error de novato, NUNCA debes de seguir a alguien que lleve un ritmo mas rápido que el tuyo!! Siempre hay que correr a tu ritmo y no dejarse influir, porque lo acabas pagando y así fue. Se me puso a parpadear la luz roja de la reserva de gasolina. En otras palabras, me entro una pájara tremenda.

Así que aguante como pude, hasta el siguiente avituallamiento en el km 16 y allí no me lo pensé 2 veces, pare para comer algo de fruta y de paso coger una barra de cereales. Me puse a caminar mientras me comía la barra de cereales y según la termine empecé a correr de nuevo con las energías renovadas. Ahora ya casi todo era bajada, con pequeños repechos.

Fueron precisamente esos repechos los que pusieron  mis gemelos a su limite y se me empezaron a subir. Uff, nunca se me había subido un gemelo corriendo y no sabia que tenia que hacer realmente. Pero le hice caso a mi sentido común, por lo que pare un momento para estirarme el gemelo y baje el ritmo para continuar.

Al poco que empecé a sentirme mejor, intentaba apretar un poco el ritmo, pero enseguida se me volvían a quejar los gemelos. Por lo que tuve que terminar la carrera a un ritmo bastante suave y en la última bajada que era bastante larga, veo como me adelantan todos los que yo había pasado un rato antes e intento subir el ritmo pero mis gemelos me amenazan con volver a subirse y me lo tomo con calma.

Finalmente veo la línea de meta al fondo y a pocos metros de ella a mi maravillosa novia (my wings), quien me da ánimos para acabar con una sonrisa esta bonita carrera en 02h17’14”



Mis amigos Manolo y Enric acabaron en 02:34:57 y 02:20:00 respectivamente. Después de la carrera aproveche para darme un masaje que ofrecía la organización y así relajar un poco los gemelos que los tenia muy enfadados conmigo.

Foto con Manolo
 

7 comentarios:

  1. Esta claro que las carreras de montaña dan para mucho, para sentirse bien, regular, mejor que bien, otra vez regular... y en definitiva llegar ala meta habiendo disfrutado. Gran carrera la tuya!
    Ah, y eso de subir corriendo y hablando... que barbaridad!!! Como se hace? ;D
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muy bien José, ya te has metido 21K y de montaña!!!!. Bonita crónica, pasando de euforia a malos ratos en cuestión de minutos. esto es lo que tienen las carreras de fondo, a más kilómetros o dureza (como las de montaña), más posibilidades de pasar por momentos de euforia y depresión. Felicidades.

    PD: En la primera foto la chica te saca unos 10 metros :) . Me intriga saber qué es lo que haces en Barcelona. Cuéntanos algo.

    ResponderEliminar
  3. Wow, glorioso!.
    Enhorabuena. A seguir en la brecha.

    Salud!

    ResponderEliminar
  4. Fenomenal Jose.. todas las carreras su sufre y en montaña mas.. cuando nos vemos, que vamos bien siempre somos algo mas exigentes con los ritmos y eso nos sirve de experiencia para nuevos retos.
    Una media de montaña es una prueba que no esta al alcance de todo el mundo.. por eso tanto tu como tus amigos tenéis que estar orgullosos de finalizarla.. en buenas condiciones.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades Jose, hacer tu primera media en montaña me parece de superhéroes. Imagínate si hubieras descansado bien los días anteriores. ;)

    ResponderEliminar
  6. Yolanda, mi secreto es que prefiero bajar el ritmo a dejar de hablar, jeje.
    Gonzalo, llevo en Barcelona casi 3 años por trabajo.
    Gracias Gustavo.
    Maier, ya sabes que es la forma que tengo de aprender, prueba y error :)
    DelPilar, eso mismo pense yo, este año si puedo la volvere a hacer, a ver que tal.

    ResponderEliminar
  7. Trop fort Jose Luis!!!

    ResponderEliminar