martes, 12 de abril de 2011

Momentos de euforia


Cada vez me sentía mejor y con ganas de más… y poco a poco subí la frecuencia de los entrenamientos y la distancia. Por decirlo de alguna forma me empezaba a sentir capaz de cualquier cosa.

Momento en el que empiezan a llegar mis primeros errores, no conocedor de los límites de mi cuerpo y del tiempo que requería para recuperarme de la fatiga muscular, me apunte a 2 cursas mas, las cuales tendrían lugar el mismo fin de semana. Una el sábado, cursa de montaña “Pujada al Tibidabo”  y la otra el domingo, la cursa de “El Corte Ingles”.

El fin de semana posterior de mi primera cursa de montaña y anterior al fin de semana con 2 cursas, convencí a 2 amigos para correr por primera vez la distancia de 18km (la carretera de las aiguas ida y vuelta). Los primeros 9km fueron muy bien, llevábamos un ritmo cómodo para no forzar. Pero aun así en la vuelta empecé a sentir molestias en mis tobillos y rodillas.

Ahora lo veo claro, tenia que haber parado de correr y haberme puesto a caminar, para cambiar el grupo de músculos utilizados e intentar recuperar mis piernas. Pero en vez de eso lo que hice fue subir el ritmo para acabar antes. Ese día acabe con molestias, pero podía seguir caminando sin dolor y no le di mayor importancia.

El hecho de no haberme lesionado corriendo anteriormente y mi cabezonería me hicieron que no escuchase a mi cuerpo y que siguiera con mis entrenamientos y con mi plan de correr las 2 cursas el mismo fin de semana

4 comentarios:

  1. Si QUIERES CORRER MUCHO TIEMPO.. TIENES QUE SABER ESCUCHAR A TU CUERPO.. SI HAY QUE PARAR SE PARA, DE LO CONTRARIO.. TU CUERPO TE OBLIGARA A PARAR FORZOSAMENTE.

    ResponderEliminar
  2. Que sabias palabras Maier, pero como podrás ver si sigues leyendo el blog… soy de los que aprende a base de golpes.

    ResponderEliminar
  3. Como dices, a veces tenemos que aprender a base de golpes, pero espero que con un golpe baste ;D, que cuerpo solo hay uno y es el único vehículo que tenemos para correr, así que hay que cuidarlo.
    Un saludo y con tu permiso me uno a tu blog

    ResponderEliminar
  4. Afortunadamente han sido solo golpecitos… y poco a poco voy aprendiendo a cuidar mi vehiculo ;)
    Saludos y bienvenida al blog!!

    ResponderEliminar