sábado, 30 de abril de 2011

Cursa per la Integració (La maquinista)

Después de unas semanas de entrenamientos suaves y mucha escalada, me llego la hora de volver a correr. Esta vez la cursa elegida fue la “Cursa per la intregació” en Sant Andreu con mis amigos Elena y Juan.

Ya llevaba tiempo con ganas de volver a correr una cursa de 10 km y esta vez seria con unas zapatillas adecuadas (las Mizuno). Lo único que me hacia dudar era mi forma física, pues no había entrenado mucho.

Por ese motivo empecé la cursa a un ritmo muy suave, pero para mi sorpresa después del primer kilómetro, me sentía muy bien y subí un poco el ritmo. No era un ritmo exigente y me propuse mantenerlo.

Después del kilómetro 5 (final de la primera vuelta) las sensaciones seguían siendo buenas y seguía manteniendo el ritmo. No sabía en que tiempos estaba, porque por aquel entonces corría sin reloj. Pero lo que si sabia es que estaba por debajo de un tiempo de 50’ porque hacia un buen rato que había adelantado al del globo.

En esta carrera me doy cuenta de algo y es que me encanta correr con poca gente, pues no tuve problemas en ningún momento para poder correr a mi ritmo sin tener que ir haciendo “eses” y se nota!! Ya que no gastas tanta energía haciendo cambios de ritmo.

Al llegar al kilometro 8, el sol nos empieza a castigar y empiezo a agradecer el no haber salido a tope y haber aguantado el ritmo aun pensando que podía ir mas rápido. Porque en estos momentos en lo único que puedo pensar, es en estar concentrado para poder aguantar el ritmo que llevo y acabar la carrera lo antes posible para tomar agua.

Cuando estoy apunto de cruzar la meta veo el coche de la organización con el tiempo y marca unos 47’24” por lo que no se exactamente mi tiempo real, pero haciendo unos cálculos rápidos deduzco que he bajado de los 47’ y mi alegría es máxima!!

Mi tiempo oficial real es de 46’29” con lo que mejoro mi mejor marca conseguida en los bombers en 1 min. Esto me alegra mucho, pero lo que más me alegra es el haber aprendido lo beneficioso que es conseguir mantener el ritmo, pues acabe sin la sensación de sufrimiento que recordaba de la anterior y encima mejore mi tiempo.

miércoles, 27 de abril de 2011

Tiempo para hacer otras cosas

Días después de la Milla vertical, me llamaron del traumatólogo para que fuese a buscar mis plantillas. Y con ellas me fui ilusionado a una tienda en Muntaner que me habían dado publicidad después de una carrera y me gusto su nombre “Running Alone”.

En la tienda me trataron super bien, muy profesionales y con mucha paciencia, pues como nunca me había comprado unas zapatillas buenas para correr y no tenía una referencia clara. Así que me probé todos los modelos neutros que tenían con mis platillas. Hasta que encontré las que se ajustaban a mi pie “Mizuno wave rider 13”.


 Para mí unas zapatillas muy buenas, cómodas, ligeras y con buena amortiguación.

Por lo que muy poquito a poco empecé a correr de nuevo por la carretera de las aiguas, pero sin forzar. No quería tener problemas con mi tendinitis pretibial que aun estaba bien fresca en mi memoria.

Por lo que aproveche los siguientes fines de semana para hacer una vía ferrata en Montserrat (la Teresina), escalar un poco y conquistar mis primeros 3 miles en el Pirineo Frances (Pic Campbeiel 3173 m, Pic de Neouvielle 3090 m y Estaragne 3006 m).



lunes, 25 de abril de 2011

Llego el día de la milla vertical (Cuita el sol)

El sábado por la mañana me paso a buscar mi amigo Lluis para ir a Lleida, donde se celebra la milla vertical “cuita el sol”. De camino recogimos a su hermano Joan y a Jordi, un amigo de ellos.

En todo el trayecto iba pensando que pasaría con mi pierna y que zapatillas usaría. Pues me había llevado unas salomon de senderismo con las que alguna vez había corrido y las asics trabuco con las que me había lesionado en la última cursa. 


Al llegar a la plaza Mayor de Areu, desde donde se sale, fuimos a recoger los dorsales y la bolsa de obsequios, y cuando nos dimos cuenta ya era la hora de salir. Así que afortunadamente no tuve mucho tiempo para pensar y elegí las trabuco. Tenia que darles una segunda oportunidad.

Al empezar a cambiarme de ropa, me di cuenta de que aun llevaba puesto el tubigrip que me había mandado el traumatólogo y pensé que ya era hora de quitármelo, lo que no me podía quitar… era la preocupación de que pasaría con mi pierna. Ya que desde el día que me lesione, había estado en total reposo y con antiinflamatorios para recuperarme lo antes posible.

Justo en la salida, en la plaza mayor, se produce el sermón de inauguración y seguidamente la cuenta atrás para la salida. Es muy divertido pues salen todos corriendo y a los 200m paran y empiezan a caminar, ya comienza la subida al Monteixo.

Es una subida impresionante, tienes un desnivel positivo de unos 1600m en menos de 5km. Brutal!! El único falso llano que encuentras es en el kilometro 3 aprox y es donde tienes el avituallamiento. 


Empecé la subida con muchas ganas y a muy buen ritmo, adelantando a varios participantes intentando seguir la estela de Jordi que salio muy bien. Conseguí enganchar con un grupito que iban a mi ritmo y me dedique a seguirles, con la esperanza de poder alcanzar mas tarde a Jordi.

Según van pasando los minutos, veo que empiezo a sufrir para poder mantener el ritmo del grupito en el que estaba y poco a poco voy perdiendo de vista a Jordi.

Afortunadamente llegamos al avituallamiento, donde me tomo mi tiempo para recuperarme, tomando agua, comiendo todo lo que puedo y hablando con todos los del punto de control… todo con tal de no afrontar la realidad!! Y es que aun me quedaba casi la mitad para acabar.

Finalmente reanudo la marcha, pero mucho más fresco. Frescor que no me duraría mucho, pues en breve empiezo a pasarlo mal de nuevo. Porque noto que las pulsaciones se me disparan fácilmente y aun bajando el ritmo no consigo recuperarme. Por lo que tengo que hacer 2 mini paradas para recuperar el aliento antes de llegar a la cima.

Eso si, cada vez que paraba miraba a mi alrededor y me llenaba de alegría, porque el paisaje es simplemente impresionante. También hay que decir que la cima esta situada a unos 2900 metros y según vas subiendo la temperatura va bajando… y bastante.

Llegando a la cima, empecé a pasar bastante frío. Estaba todo nublado, amenazando con llover y había bastante nieve alrededor. Eso si, muy buen ambiente. Todos los que bajaban te daban muchos ánimos y te decían lo típico, “venga que ya te quedan solo 5 min” y yo pensando… hace 15 min me dijeron lo mismo… esto no se va a acabar nunca??

Pero finalmente llegue a la cima después de 2h 17’. Sentí una gran satisfacción, pero sobretodo una sensación de alivio tremenda. Y es que esas 2 semanas de total inactividad me hicieron perder el poco tono físico que tenia, haciéndome imposible el encontrar un ritmo cómodo en la subida.


En la cima me encontré con Jordi que nos estaba esperando. Para darle una medalla, porque el había acabado en 1h 59’ y hacia tal frío que cuando yo llegue, que tenia las manos dormidas, casi no me pude abrir la mochila para sacar la chaqueta y los guantes. Una vez que me había abrigado nos sacamos una foto para el recuerdo y empezó a llover (agua nieve) por lo que decidimos bajar rápido antes de que la cosa empeorase.


En la bajada nos encontramos con Lluis y Joan que venían un poco más lento. Les dimos ánimos y seguimos bajando tan rápido como podía. Digo podía, porque tenia los cuadriceps tan cargados, que cada vez que apretaba el ritmo para seguir a Jordi me dolían. Pero como ya estaba anocheciendo, para evitar que nos cogiera la noche de lleno, tuve que bajar lo mas ligero posible. Aun así, tuvimos que hacer uso de nuestros frontales en el último kilómetro hasta llegar abajo, donde nos esperaba un maravilloso caldo de Aneto bien calentito.

Fue una experiencia genial, muy recomendable para todos!!

sábado, 23 de abril de 2011

Proceso de recuperación

La primera semana se me hizo muy larga, pues no hay nada peor que saber que no puedes salir a entrenar para que las ganas de salir se multipliquen.

Con paciencia y antiinflamatorios fueron pasando los días y las molestias. Al mismo tiempo se iban incrementando las ganas de quitarme el tubigrip que me habían puesto y correr con mis amigos la cursa de les diables, Especialmente porque había convencido a mi compañero de escalada para correr una cursa por primera vez y me sabia mal dejarlo tirado. Por lo que el sábado estuve caminando rápido para ver como respondía la pierna y comprobé que las molestias seguían ahí… mucho mas leves pero no habían desaparecido totalmente.


Por lo que asumí que no podría correr el domingo y así se lo comunique a mi amigo. Aun así, acudí a la carrera para animarlo y de paso presentarle a otros amigos del club de montaña que también corrían esa cursa y hacerle mas amena la experiencia. Desafortunadamente se hizo daño en el tobillo donde tenia una antigua lesión y desde entonces no ha vuelvo a correr.

Yo por mi parte estaba mejorando y empezaba a ver posibilidades reales de poder hacer la milla vertical. Mi razonamiento era el siguiente, si conseguía estar las 2 semanas que me dijo el traumatólogo en reposo total, conseguiría recuperar la pierna y ser capaz de participar aunque tuviese que ir despacio.

miércoles, 20 de abril de 2011

Y llego la primera lesión

Aun recuerdo perfectamente el dolor que sentía en la pierna que casi no me dejaba caminar y lo único que se me ocurrió fue ponerme voltaren y comprarme un tubigrip en la farmacia para intentar inmovilizar la zona afectada. Todo con tal de no ir al medico, pues sabia que me mandarían lo de siempre, reposo y antiinflamatorios. Cosa que no entraba en mis planes, pues tenia otra carrera  de montaña el siguiente fin de semana (Cursa de les diables).

Siguiendo con mi plan de recuperarme por mi cuenta, el lunes fui al trabajo y creo que en mi vida me habían parecido tan largos los cambios en el metro como ese día. Por lo que no me quedo mas remedio que ir al medico por la noche, donde me dijeron que tenia una tendinitis en el tendón pretibial y que tendría que estar 2 semanas de total reposo tomando antiinflamatorios (lo sabia!!). Le pregunte al medico cuando podría volver a entrenar y me dijo que después de las 2 semanas de reposo empezara muy suavemente y a la minima sensación de molestia que parase.

Al salir del centro medico me sentía un poco tonto, pues pensaba que no solo me perdería la cursa del domingo, sino que también me iba a perder la milla vertical “Cuita el Sol” que se celebraba 2 fines de semana después y me hacia mucha ilusión ir. ¿Y todo por que? Por acabar la cursa del corte ingles!!

Se que cuando tomas una decisión hay que ir al 100% con ella, pero no me ayudaba a sentirme mejor cuando pensaba que por haber forzado la maquina y no haber parado cuando me empezaron las molestias. Ahora me iba a perder una cursa de montaña que tenia pinta de ser divertida y probablemente la milla vertical también.

A la semana siguiente fui al traumatólogo para ver como iba evolucionando la lesión y me dijo que mi tendinitis se debía a una sobrecarga muscular, probablemente por llevar el calzado inadecuado. Por lo que me realizo una prueba de marcha y me dijo que era un corredor supinador y que debía de usar plantillas. Le pregunte si no me valían una de esas zapatillas que venden para supinadores y me dijo que con las plantillas era mejor, ya que se obtiene una corrección mas precisa. Otra ventaja de las plantillas fue la de corregir una pequeña desviación que tengo en la cadera.

Algo que no he contado es que corrí la cursa de El corte ingles con las zapatillas que tenia, las Asics trabuco. Que son muy buenas pero un poco duras para correr por asfalto, por lo que seguramente contribuyeron a empeorar la pequeña carga muscular que traía de la cursa del día anterior. O así lo creí yo por un tiempo y perdí un poco la confianza en mis trabuco.

domingo, 17 de abril de 2011

Fin de semana con 2 cursas (Cursa El Corte Inglés)

Como ya es costumbre me levanto pronto para poder desayunar 3 horas antes de la cursa, mi café con leche (de soja), mi sándwich y mis cereales con Gofio (Y es que sin el gofio no saben igual los cereales).


Según me voy despejando, empiezo a notar que las molestias se han ido y decido correr esta cursa atípica. ¿Por que digo atípica? … por ejemplo, es la única carrera en la que he visto a un corredor ir acompañado por su perro el cual portaba un dorsal también o donde se puede ver a una persona con su dorsal y su tabla de surf!! Si si, habéis leído bien, yo también me quede descolocado.

Digamos que esta cursa si no sales por el lado de los corredores que llevan el chip, te enfrentas a la multitud. Cuando dieron la salida había tanta gente por delante de nosotros que tardamos unos 7 minutos en cruzar la línea de salida. Lo cual no suele ser un problema pues hasta que no pisas el detector del chip no te empieza a contar tu tiempo real. Pero en esta carrera una vez cruzas la línea de salida tienes que literalmente caminar otros 2 minutos mas como mínimo pues no se puede correr.

Finalmente encontramos un hueco para salir del pelotón donde nos encontrábamos encerrados y empezamos a trotar haciendo eses para adelantar como podíamos. Pero en muchos tramos las calles eran estrechas y no había mas remedio que bajar el ritmo pues te encontrabas con muros humanos. Digamos que este podría ser el resumen de los primeros kilómetros de la cursa, hasta que llegamos a la zona de Montjuic, donde encontramos mas espacio y empezamos a correr mas sueltos.

Creo que fue este el momento en el que empiezo a sentir molestias en el tendón pretibial. Hice algunos cambios de ritmo para ver si cambiando el gesto se me pasaban, pero no fue así. Pensé en abandonar si el dolor aumentaba, pero bajando un poco el ritmo conseguí mantener las molestias bajo control. Llegando así al estadio de Montjuic, que aunque había un cuello de botella tremendo para entrar y salir de el, he de decir que fue la parte que mas me gusto de todo el circuito. Pues das una vuelta a la pista de atletismo y la sensación de correr por ese tartán azul recién puesto para el Europeo de Atletismo fue maravillosa, sientes que vas volando por lo acolchado que esta. Te entran ganas de dar alguna vuelta extra!!

A partir de ahí, el recorrido era casi todo bajada y plano por lo que mi mente me pide subir el ritmo y poder acabar lo antes posible con mis molestias. Menos mal que Marc no tenía su mejor día, probablemente por el esfuerzo del día anterior y estaba hiendo un poco más lento, ayudándome así a bajar el ritmo para ir juntos y no dañarme más la pierna.  


 Al cruzar la línea de meta la única sensación que tengo es de alivio, porque al parar se calman mis molestias en la pierna. Pero esta vez no desaparecen al rato de haber parado, incluso después de estirar siguen ahí. Aun así no le doy mayor importancia y me voy con mis amigos a celebrar que hemos acabado una carrera mas tomando unas cervezas. Es ahí, cuando después de haberme enfriado por completo me levanto para irme a casa y me encuentro que casi no puedo caminar de lo que me duele la pierna…

jueves, 14 de abril de 2011

Fin de semana con 2 cursas (La Pujada al Tibidabo)

De camino a la cursa “La Pujada al Tibidabo” con mi amigo Marc, nos desorientamos ligeramente y nos equivocamos de camino (¿Os imagináis a los 2 en una cursa de orientación? Seriamos un espectáculo!). Pero preguntando por los alrededores conseguimos llegar a tiempo de recoger el dorsal, encontrarnos allí con 2 amigos mas e incluso tener tiempo para calentar y sacarnos algunas fotos.


 Aquella fue la primera cursa que corrimos los 4 juntos, quien nos iba a decir por aquel entonces que acabaríamos formando equipo para participar en el reto del Trailwalker de Intermón Oxfam el año siguiente.

Volviendo a la carrera… era un día soleado y caluroso, esto unido a que desconocíamos por donde transcurriría el recorrido y viendo que ya nada mas empezar teníamos que afrontar una subida nos ayudo a salir con un ritmo suave.

Después de esta subida teníamos un tramo plano por la carretera de las aiguas que duraría poco, pues pronto giramos a la izquierda para seguir subiendo hasta el Parque del Tibidabo. Durante esta segunda parte 2 de mis amigos empezaron a quedarse un poco descolgados y seguimos a buen ritmo Yannick y yo.

El recorrido de la cursa me sorprendió gratamente, pues gran parte trascurre por senderos muy bonitos y acaba dentro del parque del Tibidabo. El cual atraviesas  rápidamente, aunque tiene la parte con más pendiente de todo el circuito.

Al llegar al parque, me doy cuenta de que ya estamos llegando a la meta, animándome así para hacer el último esfuerzo y subir un poco el ritmo dejando ligeramente atrás a mi compañero y acabar la cursa en 39’48”.

Al cruzar la línea de meta me siento muy satisfecho conmigo mismo, pues me lo he pasado genial corriendo con mis compañeros y he llegado muy bien a la parte final con fuerzas para incrementar el ritmo y quedarme con la sensación de haberlo dado todo.


Después de comer algo y estirar tranquilamente disfrutando de las vistas a Barcelona, nos despedimos y empiece a caminar dirección a casa. Momento en el que empiezo a sentir  molestias en el tendón pretibial de la pierna derecha. En ese momento no quiero preocuparme mucho y al llegar a casa me hice un pequeño masaje con la esperanza de mejorar para la cursa del domingo.

martes, 12 de abril de 2011

Momentos de euforia


Cada vez me sentía mejor y con ganas de más… y poco a poco subí la frecuencia de los entrenamientos y la distancia. Por decirlo de alguna forma me empezaba a sentir capaz de cualquier cosa.

Momento en el que empiezan a llegar mis primeros errores, no conocedor de los límites de mi cuerpo y del tiempo que requería para recuperarme de la fatiga muscular, me apunte a 2 cursas mas, las cuales tendrían lugar el mismo fin de semana. Una el sábado, cursa de montaña “Pujada al Tibidabo”  y la otra el domingo, la cursa de “El Corte Ingles”.

El fin de semana posterior de mi primera cursa de montaña y anterior al fin de semana con 2 cursas, convencí a 2 amigos para correr por primera vez la distancia de 18km (la carretera de las aiguas ida y vuelta). Los primeros 9km fueron muy bien, llevábamos un ritmo cómodo para no forzar. Pero aun así en la vuelta empecé a sentir molestias en mis tobillos y rodillas.

Ahora lo veo claro, tenia que haber parado de correr y haberme puesto a caminar, para cambiar el grupo de músculos utilizados e intentar recuperar mis piernas. Pero en vez de eso lo que hice fue subir el ritmo para acabar antes. Ese día acabe con molestias, pero podía seguir caminando sin dolor y no le di mayor importancia.

El hecho de no haberme lesionado corriendo anteriormente y mi cabezonería me hicieron que no escuchase a mi cuerpo y que siguiera con mis entrenamientos y con mi plan de correr las 2 cursas el mismo fin de semana

viernes, 8 de abril de 2011

La cursa de montaña (Cursa Per Collserola)

El gran día llego y para darle más emoción llegamos un poco tarde para recoger el dorsal y la típica bolsa con obsequios. Por lo que el calentamiento esta vez lo hicimos corriendo de un lado al otro para coger las cosas y dejar lo que no era necesario en el guardarropa.

Nos situamos en la salida justo antes de que empezara la cursa y enseguida se puede apreciar una de las primeras diferencias entre las cursas de montaña y las de ciudad. El número de participantes es mucho menor, no llegaba a 300 personas y la verdad es que se agradece. Pues no me imagino a 18000 corredores por la montaña sin destrozarla.

Otra gran diferencia es que al dar la salida solo unos pocos salieron como balas, el resto iban muy tranquilos, aun siendo el primer kilómetro cuesta abajo. Lo que me hacia pensar que si esta gente que tenían mas experiencia en este tipo de carreras van así de despacio, es porque lo que nos esperaba iba a ser bastante duro. Por lo cual me obligue a ir un poco frenado y seguir el ritmo del pelotón.

Una vez acabado el primer kilómetro empezamos a subir y no pararíamos de subir hasta el kilómetro 7, superando un desnivel positivo de unos 200 metros aproximadamente. Por aquel entonces descubrí otra cosa, correr por la montaña es otro mundo. Lo primero la gente es mucho mas amable, por ejemplo si vas por un sendero estrecho y se dan cuenta que vienes por detrás subiendo algo mas rápido que ellos, hacen lo posible por apartarse y dejarte pasar.

Otra cosa que me gusta mucho es que vas con más calma, aun teniendo muy poca experiencia en carreras urbanas, la sensación que tenia de ellas es que vas mucho más a saco desde el principio. Aquí sin embargo vas más suave para ir guardando energía para la siguiente subida, preocupándote solo de disfrutar la naturaleza que te rodea y acabarla sin importante el tiempo.

Volviendo a la carrera, en la subida me note bastante cómodo y sin mirar atrás puse mi ritmo y empecé a distanciarme gradualmente de mis amigos hasta perderlos de vista. Cuando llegue al avituallamiento que estaba en la cima, pare para beber agua y comer un poco de fruta, haciendo algo de tiempo para esperarlos y hacer la bajada juntos. Al no verlos llegar, empecé a bajar despacio hasta que me alcanzaron. Momento en el que apreté un poco para disfrutar de la bajada que era preciosa, senderos estrechos que invitaban a subir el ritmo. Nos lo pasamos en grande, al principio haciendo lo posible por esquivar los charcos y al final a saco, que gozada!!

Sin darnos cuenta llegamos al kilómetro 12, la parte psicológica ya estaba superada y en la física me encontraba con muy buenas sensaciones en las piernas. Todo esto unido al precioso paisaje del valle que estábamos cruzando, me animo a subir un poco el ritmo y volver a despegarme de mis amigos. Cuando ya parecía que aquello se estaba acabando, el circuito me guardaba una ultima sorpresa. Los últimos 600 metros eran todo subida y yo no me había guardado nada dentro. Por lo cual me toco volver a sufrir en los últimos metros para cruzar la línea de meta en 1h 10min, llevando una velocidad media de 5:04 pKm.

Resumiendo, una experiencia maravillosa la de correr por la montaña, que aun se vería mejorada al ver el avituallamiento que tenían preparado en la meta. Unas butifarras buenísimas, pan con tomate, sandia, helado, bebidas energéticas, agua, etc. Por si esto fuese poco también había servicio de masajes y con poca gente haciendo cola. Lo dicho una experiencia que me gano el corazón!!

martes, 5 de abril de 2011

Primera cursa de montaña


Como bien decía antes, cuando buscas algo no lo encuentras. Por lo que seguía buscando carreras de 10km por Barcelona, pero mientras me dejaba llevar por mis compañeros de trabajo y me apuntaba a lo que iba saliendo. Esta vez seria una cursa de montaña, justo el fin de semana siguiente de mi primera cursa de 5km. Cursa Per Collserola, Cerdanyola de 13.6km el 16 de Mayo.

Esta cursa no solo seria mi primera de montaña, si no que también seria la más larga que habría hecho hasta ese momento. Por lo cual volví a sentir la sensación de nerviosismo e incertidumbre cuando desconoces en donde te estas metiendo. Dichas sensaciones se incrementaban cuando miraba el perfil y veía que no era no era especialmente plano.


Para esta cursa ya tenia unas zapatillas de montaña adecuadas, ya que era consciente de que cada vez estaba corriendo mas y que las que tenia ya estaban súper gastadas y no agarraban ni en asfalto, por lo que os podéis imaginar el peligro que supondría usarlas en las bajadas de montaña.

El modelo elegido fueron las Asics trabuco con gore-tex, aunque iba buscando unas Salomon que me gustaban mucho, estas se ajustaron mejor a mi pie y al final es lo que importa. Sobre el Gore-tex os diré que para días de lluvia o si pasas por zonas encharcadas van de maravilla, pero en días de verano de mucho calor no traspiran muy bien. Pero a día de hoy os puedo decir que estoy muy contento con la compra hecha pues he corrido con ellas en todo tipo de terreno e incluso las he usado para hacer alta montaña en los Pirineos con resultados muy buenos.

Mas adelante dedicare una entrada para comentar mi opinión sobre el calzado que uso.

sábado, 2 de abril de 2011

Mi siguiente carrera (Cursa Per la Diagonal)

Como suele pasar, cuando buscas algo en concreto no lo encuentras. Ese por lo menos fue mi caso, pues estaba como loco buscando otra carrera de 10km en Barcelona y me encontré con una de 5km. Cursa Per la diagonal, el 9 de Mayo, a la cual me apunte rápidamente y anime a unos amigos a venir también.

Para mi esto de correr se empezaba a convertir en un todo un acto social, pues hasta ese momento no me había fijado la cantidad de amigos y conocidos que tenia que eran corredores populares. Muchos de ellos con años de experiencia y con muchos kilómetros a sus espaldas, tanto en carreras de ciudad como en carreras de montaña y de resistencia.

Se empezaba a abrir un nuevo mundo de posibilidades para mi!!

Pero por ahora voy a centrarme en mi primera carrera de 5km. Estaba muy relajado para esta cursa y sin darme cuenta tome mas agua de lo debido antes de empezar. Error que pagaría minutos después.

Mi objetivo para esta carrera era acabarla en unos 22 minutos, aunque soñaba interiormente con bajar de 22’ La referencia que tenia era mi paso por el kilómetro 5 de la cursa dels bombers en 24’41” y como sabia que no tendría que guardarme nada para los 5km restantes podría llevar un ritmo mas rápido.

Según empezó la carrera, salí disparado y deje a mis amigos atrás. Pero al poco vi como me adelantaba por el exterior el hermano de uno de ellos, que acaba de conocer y me intente pegar a el como pude hasta que lo alcance y lo salude. Con suerte el también se estaba pensando si podría aguantar los 5km al mismo ritmo y aflojo. Menos mal!! Porque me estaba entrando un flato (quiero pensar que fue por tomar mas agua de la necesaria antes de la cursa).

Después de bajar un poco el ritmo fui recuperando poco a poco, pero aun así el último tramo se me estaba haciendo larguísimo para aguantarle el ritmo al hermano de mi amigo. Uff, estaba sufriendo y encima en los últimos 300 metros me subió el ritmo, apreté los dientes e intente seguirlo. Justo en ese momento vi a mi novia en el publico y aunque siempre me da un extra de energía con sus ánimos, no fueron suficientes para aguantar el ritmo infernal que me había puesto, pero si para acabar la cursa con una sonrisa enorme y con un tiempo de 22’09” cumpliendo así mi objetivo personal.