viernes, 11 de marzo de 2011

Las primeras mejoras


Me gusta decir que correr, es un deporte agradecido. Porque puedes ver resultados en poco tiempo.

Para mis las mejoras empezaron al par de semanas, lo cual estuvo bastante bien si tenemos en cuenta que salía poco a correr. De mis 20 minutos pase a 30 y ya empezaba a ponerme pequeñas metas en la distancia recorrida.

Sin darme cuenta, en aquellos momentos empezaba a sentir algo que seria difícil de parar. Se podría decir que era una especie de fiebre, que en muchos casos puede ser contagiosa y adictiva. Dicha fiebre no es otra cosa que la increíble sensación de felicidad que me producía el correr. No se si era debido a las endorfinas o simplemente al hecho de no acabar fatigado, pero lo cierto es que me hacia feliz y no solo al parar de correr.

1 comentario: